Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

La apuesta por la innovación abierta: el caso Lego

11/10/2017 09:47
Read in

El diseñador Stiven Kerestegian defiende que “da lo mismo lo creativo que seas, nunca vas a tener más innovación que la inteligencia colectiva”. 

0
Votar
0 Comentarios

cibbva-innovacion-abierta.jpg

La innovación abierta en las compañías se puede definir como una invitación para que personas de dentro de la empresa -empleados- y también de fuera -partners, clientes, estudiantes...- colaboren con su conocimiento para impulsar nuevos proyectos y generen valor. Aunque el término no es nuevo (fue acuñado a principios de 2000), la mayoría de las empresas, según el experto en design thinking Stiven Kerestegian, “practican innovación cerrada, contratan a diseñadores e ingenieros, les meten en una sala, les dan tecnología y se espera que inventen el mundo”.

El ex Senior Manager Open Innovation de Lego compartió en Madrid sus seis años de experiencia en la empresa danesa y defendió con rotundidad la colaboración. “Es muy difícil predecir cómo se va a manifestar el valor a través de la innovación abierta, pero garantizo que se va a generar valor”, afirmó.

El ‘design thinking’ en BBVA

“El design thinking”, añadió Kerestegian, “te dice qué es lo que tienes que diseñar, pues te da las variables para que un producto sea un éxito en el mercado y tenga valor para las personas”. Además de poner al usuario en el centro del proceso, esta metodología fomenta el diseño y busca la colaboración de toda la organización, tres valores que BBVA aplica cada día en el desarrollo de sus productos y servicios.

En BBVA se invita a todos los empleados a pensar de forma colaborativa y diseñar experiencias únicas para el cliente, una actividad que no se circunscribe al departamento de diseño del banco. Gracias a los cursos de formación en design thinking, explica Rob Brown, responsable de Marketing, Diseño & Negocio Responsable de BBVA, se están formando muchos no-diseñadores, convirtiéndolos en nuevos “pensadores a través del diseño”.

Cuatro caminos para la innovación abierta

La experiencia de Lego refuerza también la importancia de la colaboración de toda la empresa, e incluso de las aportaciones externas. Kerestegian explica cómo en la empresa de juguetes detectaron que había cuatro maneras de innovar con las personas. La primera, “in to in”, consistía precisamente en abrir la posibilidad a todos los empleados de exponer sus ideas y de participar en la toma de decisiones y la creación; la segunda, “in to out”, es cuando la compañía lanza un desafío y pide ayuda fuera; la tercera, “out to in”, se produce cuando las personas sin invitación se ponen en contacto con Lego para darles una idea con mucho valor y la cuarta y última es “out to out”, que es cuando alguien genera valor sobre tu marca o compañía aunque no tenga ningún tipo de relación contigo.

El experto señaló que la tercera y la cuarta manera de innovación abierta son cruciales en las empresas. “Es muy importante que las organizaciones tengan una puerta, que abran canales, para que gente de fuera pueda tocar esa puerta y presente esa idea valiosa; el 98% de las compañías del mundo no tiene esa puerta y no existe esa invitación abierta”, explicó. No solo eso, añadió que esta última forma de innovación es la más difícil de lograr, pues la compañía tiene que inspirar a las personas.

En Lego pusieron en marcha las cuatro maneras de innovación abierta con muy buenos resultados. En el primer caso, “los empleados de Lego comenzaron a compartir ideas gracias a una plataforma que se creó; alguien de la fábrica de México solucionó problemas de Dinamarca y se generaron historias especiales. El valor más grande que vimos fue que la participación fortalecía a los empleados”, contó Kerestegian durante su charla, que se celebró en el Espacio Fundación Telefónica en Madrid.

También cuando la juguetera danesa se abrió al exterior con la plataforma Lego ideas muchas personas aceptaron el desafío y se convirtieron en diseñadores de Lego proponiendo productos nuevos. “Algunos llegan al mercado y Lego comparte un porcentaje de las ganancias”, puntualizó el diseñador, que añadió que Lego Minecraft nació de esta manera.

cibbva-open-innovation.jpg

A la puerta de la empresa danesa también llamaron personas ajenas a ella. Concretamente, relató el diseñador, “un abogado de Chicago apasionado de los rascacielos y de Lego escribió a la compañía para crear una línea de arquitectura. En Dinamarca no veíamos el negocio y ante su insistencia le vendimos los ladrillos a costo para crear esa línea”. La historia terminó de forma muy americana: Lego le compró la empresa al abogado y su línea de arquitectura es, hoy en día, la más rentable de la compañía por ladrillo.
 
“La innovación abierta rompe los modelos de negocio”, incidió el diseñador, que actualmente es el jefe de innovación y estrategia en el CIID (Copenhagen Institute of Interaction Design). Cuando las compañías se abren al exterior, concluyó, “tienen que rediseñar la interacción entre las personas y pensar en cómo aplicar la tecnología” sin olvidar que “da lo mismo lo creativo e inteligente que seas, nunca vas a tener más innovación que la inteligencia colectiva. Es el poder de la sociedad”.