Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

Case studies: el potencial del wearable como compañero de los enfermos crónicos

23/02/2015 10:20
Read in

Los dispositivos wearables o ponibles, como los relojes y las pulseras inteligentes, han encontrado un filón importante en el deporte y la salud. Estos complementos que monitorizan constantemente la actividad física del usuario pueden resultar extremadamente útiles para las personas que padecen enfermedades crónicas como la diabetes.

0
Votar
0 Comentarios

Case studies: el potencial del wearable como compañero de los enfermos crónicos

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a más de 347 millones de personas en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se calcula que esta cifra puede dispararse hasta los 592 millones en los próximos 20 años, ya que los hábitos de vida sedentarios y mala alimentación son las principales causas de esta enfermedad. En España hay más de 5,3 millones de diabéticos y 25.000 personas mueren cada año por esta causa, según la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE). La diabetes, junto con la obesidad, es una de las grandes pandemias del siglo XXI.

Esta dolencia puede provocar daños en el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones y los nervios. Los enfermos necesitan controlar los niveles de insulina en sangre y la tensión arterial. También deben llevar una dieta saludable, vigilar su peso y hacer actividad física de forma regular. Según un informe sobre TIC y salud personal publicado por Fundación Telefónica en 2013, las herramientas para monitorizar la salud se van a convertir en algo fundamental para “concienciar a la población de que la evolución de su salud está en sus manos”. El documento contempla los dispositivos wearable como un gran avance en el control de los problemas crónicos de salud como la diabetes o la hipertensión.

La diabetes es una enfermedad que aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina, que es la sustancia que regula la cantidad de azúcar en la sangre. Si la cantidad de azúcar en nuestro organismo no se controla, se produce la hiperglucemia, que a la larga termina afectando a muchos órganos. Por esta razón, supervisar con frecuencia los niveles de glucosa es fundamental para los diabéticos.

El informe destaca que esta tecnología, gracias a su conectividad con los smartphones, permite que los pacientes vigilen su estado de una forma mucho más eficaz e incluso el envío automático de alarmas cuando sea necesario. También señala la utilidad de esta tecnología para recordar a los pacientes cuándo tienen que recibir tratamiento, ya que uno de cada tres pacientes diabéticos se salta alguna dosis de medicación. Entre estos dispositivos, destacan los medidores de glucosa Glooko y iBGStar, que se sincronizan con una aplicación de tu móvil.

Las lentillas de Google

En los últimos meses han aparecido muchos otros proyectos de tecnología wearable pensados para diabéticos. El caso más sonado por su aspecto casi futurista fue el de las lentillas de Google. En julio de 2014, el buscador anunció una alianza con la farmacéutica Novartis para desarrollar y comercializar lentes de contacto inteligentes pensadas para ayudar a pacientes de diabetes. Estas lentillas, que todavía siguen en desarrollo, analizarían los niveles de glucosa en las lágrimas a través de una pequeña antena más fina que un cabello humano. Esa información se enviaría al teléfono y permitiría a los pacientes una vigilancia constante de su condición.

Apple se sube al carro

Watch, el reloj inteligente de Apple, saldrá a la venta en abril y contará con aplicaciones relacionadas con la diabetes. Dexcom, una compañía que desarrolla parches que monitorizan los niveles de glucosa, tendrá lista una aplicación para Watch y dispositivos iOS de cara al lanzamiento del reloj. Los parches de Dexcom enviaban los datos a un dispositivo pensado para procesar estos datos, pero a partir de abril ofrecerán la posibilidad de gestionar esta tarea a través del reloj, los teléfonos y las tabletas de Apple.

El interés que han mostrado estos titanes del sector tecnológico por el sector de la salud deja claro el potencial de la tecnología wearable en este campo. De hecho, numerosas publicaciones especializadas han publicado recientemente que el Watch estaba diseñado originalmente como un dispositivo mucho más orientado a la salud personal. Apple habría recortado funciones de su reloj como medidores de ritmo cardiaco, tensión y nivel de estrés al comprobar que no eran lo bastante precisos. Al parecer, los sensores no funcionaban bien en brazos con mucho vello, en pieles secas o en usuarios que no llevaran el reloj lo bastante ajustado, así que decidieron descartar algunas características.

Los aparatos ponibles que ha lanzado Microsoft para acompañar a su sistema operativo Windows Phone también van en esta línea: son un complemento para el deporte y el fitness, pero también para vigilar la salud.

Un reloj para diabéticos made in Spain

En España, la empresa valenciana imasD comenzó a desarrollar un reloj inteligente pensado para diabéticos llamado imasD Health, según recoge un blog especializado en tecnología aplicada a la diabetes. En la parte posterior a la esfera del reloj lleva un reactivo que entra en contacto con la piel y permite medir la concentración de glucosa cada cuatro minutos. El dispositivo recibe estos datos y los monitoriza constantemente. También ofrece opciones de geolocalización y permite realizar una llamada automática a los servicios de emergencia en caso de necesitarlo.

El proyecto estaba en una etapa avanzada de su desarrollo y estaba previsto que se terminara entre noviembre de 2015 y febrero de 2016, aunque la compañía valenciana se lo cedió recientemente a una empresa estadounidense.

Los wearables siguen creciendo

El último informe de la sociedad de la información en España de Telefónica (2014) muestra que los dispositivos ponibles han irrumpido con fuerza en los últimos meses en nuestro país. Los gadgets que controlan la actividad física como las pulseras inteligentes o smartbrands y los relojes inteligentes se han convertido en productos de moda en los últimos meses. Según el estudio, durante el primer trimestre de 2014 se vendieron 2,7 millones de smartbrands, con las marcas Pebble Technology, Sony y Samsung como líderes.

El informe indica que el mercado de los wearables seguirá creciendo en los próximos meses. Se calcula que se han vendido 50 millones de dispositivos ponibles en 2014 y se espera que esas ventas alcancen los 90 millones durante 2015. Las ventas acumuladas previstas hasta 2017 podrían alcanzar los 250 millones de aparatos.

De hecho, un 39% de los usuarios españoles muestra interés por acceder a internet desde su reloj. Sin embargo, éste no es el elemento que más interesa a los internautas españoles: un 42% querría acceder a la Red a través de las gafas, mientras que 57% lo haría a través del coche.

Más información sobre wearables:

- Wearables, mucho más que gadgets en el trabajo

- Los primeros pasos de la banca wearable