Lecturas recomendadas: la innovación como estrategia

La innovación colaborativa va a ser una de las claves para las estrategias de este 2013 de las empresas. Te lo mostramos de la mano de un estudio, así como también te recomendamos un análisis sobre la innovación en el sector de la banca.

160x160_meet_cibbva_perfil_small
BBVA Innovation Center Equipo de Innovación BBVA
El ritmo de la innovación está desafían a las economías locales, por lo que cada vez más la colaboración, en concreto la innovación colaborativa, se está convirtiendo en una de las claves del éxito de los negocios al facilitar el acceso a nuevas tecnologías y nuevos mercados. Esto, unido a la preparación profesional y a la movilidad del talento, es lo que buscan los líderes empresariales a la hora de reforzar la innovación.

Así se refleja en la tercera edición de The GE Global Innovation Barometer, una encuesta a 3.000 altos ejecutivos de empresas dedicadas a la innovación de 25 países, analiza los factores que favorecen la innovación, así como los disuasorios, con el objetivo de marcar las estrategias de negocio.

En el sector de la banca la innovación también es clave. En muchas ocasiones está innovación va de la mano del fenómeno de la movilidad, es decir de las aplicaciones móviles que están poniendo en marcha los bancos. Por ello os proponemos este estudio, titulado Can you bank on your banking App?.

Varolii Corporation se centra en desgranar los puntos fuertes y débiles de las aplicaciones móviles en el sector de la banca. Y si centra para ello en estos datos: el 44% de los encuestados en este estudio usa una app de su banco en su móvil o en su tableta y un 8% reconoce que aunque se ha descargado esta app no la utiliza. Y la pregunta es ¿por qué?

Por último, un artículo de The Economist que reflexiona sobre la importancia de la identidad real en internet frente a las identidades anónimas. La publicación subraya cómo las empresas deberían seguir la estela de muchos gobiernos, que están desarrollando políticas contra el anonimato en la red, para evitar así actividades fraudulentas desde identidades falsas.

The Economist, en Online identity: Not a dog repasa estas políticas públicas y analiza cómo empresas privadas británicas y norteamericanas están desarrollando proyectos piloto similares.
Deja tu comentario

Valoraciones 0