Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

Waze Carpool, el arma de Google para frenar a Uber

05/09/2016 12:19
Read in

El gigante estadounidense lanza su app para que los usuarios se pongan en contacto y compartan viajes

0
Votar
0 Comentarios

Google mira con recelo a Uber que se está adelantando en poner en marcha una flota de coches autónomos y lidera el servicio de transporte privado que pone en contacto a usuarios y conductores. Para intentar frenar a Uber, el gigante estadounidense reafirma su apuesta por Waze Carpool, un servicio que se asemeja más a Blablacar puesto que busca que las personas que hagan el mismo trayecto compartan el viaje para ahorrar costes.

Otra de las diferencias con Uber es que los conductores no pagan comisiones. El coste para los usuarios ronda los 54 centavos de dólar (0,48 euros) por milla de recorrido (1,61 kilómetros). La prueba piloto de Waze Carpool comenzó hace unos meses en Mountain View para que los empleados de la zona pudiesen ir desde sus hogares a sus trabajos. La compañía estadounidense compró Waze en 2013 por 1.000 millones de dólares. 

 

 

En una segunda etapa Google lo lanza en San Francisco, limitándolo a los empleados de Google, Adobe y Walmart.  Después, pretende ampliarlo a todos los usuarios de la ciudad y competir de tú a tú con Uber. 

Fundada hace siete años, Uber tuvo a Google como uno de sus inversores iniciales cuando recibió unos 258 millones de dólares. 

Sin embargo, recoge La Nación, tras el lanzamiento de Waze Carpool uno de los ejecutivos de Alphabet, David Drumond, renunció a la junta directiva de Uber. Este distanciamiento entre Uber y Google se produce en un momento donde la industria tecnológica gana terreno en un segmento dominado durante décadas por las automotrices.

Por un lado Uber dejó de utilizar los mapas de Google y comenzó a desarrollar su propio servicio, además de experimentar con los vehículos autónomos para ofrecer a futuro viajes sin conductores humanos.

Google también lidera su propio proyecto de vehículos autónomos

Fuentes: Forbes, La Nación