Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

Un salto digital hacia la ‘ciudad inteligente’

07/08/2012 10:10
Read in
Medellín Digital dirige la transformación de Medellín en una 'ciudad inteligente' mediante todo un repertorio de iniciativas que llevará a cabo durante los próximos cuatro años.
0
Votar
0 Comentarios


La ciudad colombiana de Medellín se prepara para iniciar su transición hacia una ‘ciudad inteligente’. El motor de este cambio será el programa municipal Medellín Digital, orientado a la apropiación y uso de las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones (TIC), que ya cuenta con toda una serie de proyectos a cuatro años vista para llevarlo a cabo.


Vecinas del barrio de Las Violetas utilizan las instalaciones del Parque del Parque Biblioteca Belén. Fuente: Medellín Digital



Hace cinco años, esta ciudad convirtió la adopción y uso de las nuevas tecnologías en un pilar de su desarrollo comunitario. Una ciudad digital necesitaba, sobre todo, ciudadanos participativos y conectados, y para ello hacían falta recursos -electrónicos y formativos- que ayudaran a abonar un terreno en el que pudiera crecer la innovación.


Así lo entendió el Ayuntamiento cuando decidió poner en marcha este programa junto a la compañía de telecomunicaciones UNE . El modelo de Medellín Digital ha sido pionero en el uso y promoción de tecnologías en Colombia, donde el Ministerio TIC lo ha tomado como ejemplo para diseñar su nuevo programa Vive Digital.


Pero también fuera de las fronteras nacionales Medellín destaca por su apuesta por la tecnología y la digitalización. En junio de este año, IBM la seleccionó -junto a otras 100 ciudades en todo el mundo, cuatro de ellas en Latinoamércia- para su iniciativa Smarter Cities Challenge (en español: Ciudades Más Inteligentes).


Antes de emitir su fallo, es posible que la multinacional norteamericana se fijara en los 21 espacios públicos de la ciudad -parques, estadios y zonas al aire libre- donde, gracias a Medellín Digital ya es posible acceder gratuitamente a internet; o en los cinco parques biblioteca, verdadero centro de la vida de barrio y piedra angular en las estrategias de lucha contra la violencia, donde además de proporcionarse conexión a la Red se han instalado equipos informáticos y se imparten sesiones formativas.


Pero si hay un ámbito en el que destaca el modelo de intervención liderado por Medellín Digital es el de los colegios e institutos. “Hemos intervenido en 247 instituciones educativas con conectividad y procesos de apropiación y queremos seguir contribuyendo a la alfabetización digital de los ciudadanos”, afirma Ana Isabel Palacios, directora del programa.


La maquinaria del cambio ya está en marcha, impulsada por la necesidad de cerrar una brecha digital que sigue causando grandes desigualdades sociales en un país donde menos de un 8 por ciento de la población tiene contratada una conexión a internet fijo. El acceso en escuelas y espacios públicos es especialmente importante en Medellín (que cuenta con 2.393.011 habitantes) donde las cifras de penetración de internet doblan la media nacional -y van en aumento- pero solo unos 240.000 ciudadanos de los estratos socioeconómicos más bajos tienen conexión en casa.


En el pasado curso lectivo, unas 150.000 personas han participado en los procesos de apropiación de TIC promovidos por Medellín Digital, entre ellos más de 2.000 escolares involucrados en el programa piloto de Divertic, que les ofrece equipos y formación con los que generan contenidos audiovisuales creativos utilizando las TIC.


Unos niños utilizan los equipos informáticos del Parque Biblioteca San Javier, en Medellín. Fuente: Medellín Digital.



En estos cinco años de andadura, y a través de sus líneas de actuación -conectividad, apropiación, generación de contenidos y comunicación pública- Medellín Digital ha colocado a la ciudad al borde del trampolín, pero es hora de dar el salto. “Queremos que la gente pueda avanzar en la construcción de una ciudad inteligente desde sus contextos particulares, es la mejor forma de ampliar nuestra estrategia”, explica Palacios.


Para conseguirlo, el recién estrenado plan para el periodo comprendido entre el año 2012 y el 2015 pretende orientar todas las acciones del programa hacia cuatro nuevos frentes: innovación tecnológica y social, gobierno abierto, participación ciudadana y sostenibilidad. “Estamos hablando de hasta 186 proyectos concretos en estas líneas, que articularán la transformación”, explica Palacios.


Aunque las metas han cambiado y crecido, en este abanico de proyectos –en los que Medellín Digital pretende coordinar la colaboración de varias entidades públicas y privadas- las nuevas tecnologías siguen siendo esenciales. Un ejemplo de ello será la implantación de la tarjeta única ciudadana para mejorar de la movilidad y el acceso a la información.


“Queremos que cada persona lleve un dispositivo con el que pueda acceder de manera integrada a toda la información y servicios de la ciudad: consulta de historial clínico, pago de multas e impuestos, reserva de instalaciones deportivas, etc.”, enumera Juan Diego Urrea, responsable del área de Comunicación Pública de Medellín Digital.


Otra de las grandes apuestas de esta etapa consiste en ampliar el proyecto Divertic hasta inscribir en él a todos los estudiantes de la ciudad. Su nuevo objetivo es “incorporar el ‘modelo Lab’ y los espacios de hacking en los barrios de la ciudad” para que los proyectos impulsados sirvan para afrontar necesidades concretas. “Innovación social es que sean conscientes de sus problemas, los expresen y tomen iniciativa para resolverlos”, señala Urrea.


En materia de seguridad, Palacios destaca una iniciativa de participación ciudadana para que la gente “defina sobre un mapa de georrepresentación las barreras invisibles que separan los barrios periféricos” y que, de ser traspasadas, suponen exponerse a un grave peligro. En este caso, los ciudadanos aportarían datos sobre la localización real de estas fronteras que podrían ser útiles para la policía, cuya entrada está vetada en determinadas zonas.


Además, el tránsito hacia la ciudad inteligente no beneficiaría solo a los ciudadanos de Medellín. La mejora en la seguridad -acompañada del desarrollo de aplicaciones para la movilidad que guíen a los visitantes- revertiría también en el sector turístico que, tal y como explica Palacios, se está centrando en “vender a Medellín como un centro de eventos internacionales”.


Esto es solo el principio. Otros muchos proyectos están por llegar: corredores digitales con conexión a Internet entre parques, sistemas para tomar y dejar bicicletas en puntos estratégicos, dispositivos de alarma temprana para los habitantes de zonas con riesgo de desprendimientos de tierra, acceso a las cámaras (que ahora sirven para fotografiar las infracciones de tráfico) para que la gente pueda planificar su ruta, simplificación de los Portales de Ciudad -desde los que se ofrecerá información unificada y la posibilidad de realizar trámites -, o desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles, son algunos de ellos. “Queremos estar en contacto directo con la ciudadanía y escuchar sus necesidades”, concluye Palacios.