Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

Tomás Álvarez: “Al ecosistema emprendedor mexicano le hacen falta las grandes inversiones”

25/09/2015 10:43
Read in

Álvarez, director general de la startup fintech Volabit, considera que el sector fintech y sus servicios son dos de las mejores opciones para emprender ahora en México. “Hay muchas oportunidades”.

0
Votar
0 Comentarios

Tomas Álvarez, emprendedor México“Me fui de México hace cuatro años y regresé dos años y medio después. En ese periodo, el ecosistema ha cambiado muchísimo desde que me fui  hasta cuando me regresé”, comentó Tomás Álvarez, director general de Volabit. “Ahora hay muchos emprendimientos llevándose a cabo, hay más gente emprendiendo, pero lo que le hace falta al ecosistema es el capital. Aunque hay mucho capital semilla —pequeñas inversiones de 30-40.000 dólares—  hay un hueco en el financiamiento más grande para llevar a las empresas al siguiente nivel, donde grupos de capital invierten entre ocho y 10 millones de pesos y toman las riendas de la empresa”.

La startup de Álvarez es Volabit, una cartera digital para transacciones internacionales basada en Bitcoin, la cual permite enviar y recibir fondos de manera instantánea hacia y desde cualquier parte del mundo. Procesa la transacción en minutos a diferencia de una banco, al cual le que toma días.  En 13 meses de operación, Volabit ha crecido a 9.000 usuarios con transacciones por 50 millones de pesos y un crecimiento de 20% mensual.

Volabit, startup fintech México - CIBBVA

¿Cómo es el ecosistema emprendedor en México?

En opinión de Álvarez, “el ecosistema está naciendo, ya existen emprendedores y ángeles aportando pequeñas cantidades de dinero, pero falta el capital más grande para escalar los negocios a que puedan ser atendidos por los grandes capitales tradicionales en México, que invierten en empresas con track record más claro y  números más sólidos”.

De acuerdo con el directivo, el primer ingrediente para un sistema emprendedor saludable son los emprendedores. “Los mexicanos siempre hemos sido emprendedores, pero ahora hemos visto emprendimientos de base tecnológica que son fácilmente escalables y que pueden ser una startup, no el clásico pequeño negocio”. 

“Las universidades arman sus incubadoras y los emprendedores se organizan para trabajar juntos, pero lo que ha faltado es el fondeo en el nivel al que llegan los emprendimientos y donde tendrán que invertir el gobierno y fondos de inversión, donde se toman riesgos, ya que estos emprendimientos son equipos pequeños en mercados no probados totalmente, aunque a mayor riesgo, mayor ganancia, pero todavía hay miedo al riesgo entre los equipos de inversión mexicanos”, dijo.

En cuanto a las tendencias en el ecosistema emprendedor mexicano, mencionó que se están viendo muchos desarrollos para servicios de fintech: el sistema financiero mexicano tiene rezagos de muchos años, además de que tiene una de las tazas de comisiones más altas a nivel mundial, por lo tanto, se abren muchas oportunidades para plataformas de préstamos, de ahorro, de transacciones como Volabit y también en los sistemas que permiten compartir recursos, como viajes, entregas a domicilio y servicios. Fintech y servicios son las opciones de emprendimiento en México”, agregó.

Volabit, startup México - CIBBVA

El futuro del ecosistema

A decir de Tomás Álvarez, la ventaja de estar en México es que hay mucho potencial, ya que existen muchos procesos que carecen de aplicaciones de tecnología y se pueden hacer muy buenos emprendimientos. “Va por partes, ya que hay resistencia en adoptar las Tecnologías de la Información y los emprendimientos se vuelven más complejos en otros mercados como el de turismo, aunque evidentemente sucederá en el futuro”.

Por ello, incidió en que el país “necesitamos más casos de éxito, más compañías mexicanas que se vendan o conviertan en públicas para que ande la máquina de incentivos alineados y se pruebe que una empresa mexicana se puede vender o llevar a la bolsa. Los inversionistas deben tener una salida a sus inversiones, ver que se vuelvan líquidas y nosotros necesitamos que se den a conocer”, finalizó.