Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

Tipos de regulación 'fintech': activa, pasiva y restrictiva

03/05/2016 06:05
Read in

Los reguladores europeos quieren crear un marco fértil para el crecimiento del sector fintech. El auge en la financiación hace necesaria la regulación y son tres los caminos por los que se puede optar: enfoque activo, pasivo y restrictivo. En concreto, la Unión Europea, especialmente el Reino Unido, ha optado por un enfoque activo, con el fin de fomentar el crecimiento, como destaca este informe de Business Insider  “The fintech regulation report”.

0
Votar
0 Comentarios

Los datos de la consultora KPMG destacan que la inversión en fintech respaldada por empresas de capital riesgo creció un 106% hasta alcanzar 13.800 millones de dólares en 2015. Y aunque en Europa sólo se invirtieron 1.500 millones de dólares de ese total -11% de la financiación mundial-,  se está convirtiendo en una potencia fintech con un aumento anual de dicha actividad del 30%.

Los gobiernos de distintos países han adoptado diferentes enfoques para regular la industria de las fintech. La regulación puede determinar dónde localizar las empresas, cuán rápido crece la industria y cómo pueden escalar las startups en esos países. Tres categorías definen estos enfoques:

Enfoque activo

Los organismos reguladores trabajan en estrecha colaboración con las startups para entender los nuevos desarrollos fintech y los próximos obstáculos, y para ayudar a las startups a hacer frente a estos desafíos. Es una manera eficaz de nutrir el crecimiento de las fintech, si bien se trata de un enfoque de uso intensivo de los recursos, lo que conlleva siempre el riesgo de captura del regulador -cuando el regulador pone el interés específico de las empresas por delante del interés público-. La FCA, el regulador de los servicios financieros del Reino Unido, es el ejemplo de cómo el organismo regulador lleva a cabo un enfoque activo.

La FCA permite a las empresas afectadas por la regulación ofrecer propuestas en las etapas más tempranas del proceso de redacción de las nuevas regulaciones. De este modo, las empresas ven más fácil cumplir con la misma, porque han conocido los requisitos de antemano. La FCA también proporciona feedback público en cada etapa, y explica sus decisiones, por lo que es fácilmente un modelo a seguir por otros países que quieren construir un modelo similar. Por ejemplo, Australia ha puesto en marcha un Centro de Innovación y trabaja en colaboración con la FCA. Un buen ejemplo de una iniciativa de la FCA que ha seguido este enfoque es Project Innovate.

Un proyecto que ha nacido para ayudar a las startups a cumplir con la regulación mientras se permite a la FCA estar al día de los últimos avances en fintech. Las empresas pueden solicitar ser parte del proyecto y, si se aprueba su solicitud, tener acceso al apoyo y orientación sobre la regulación. Hasta la fecha han participado 177 empresas. Project Innovate tiene como objetivo permitir a la FCA conocer mejor el impacto de las regulaciones y conocer cuáles son las normas inglesas y europeas que restringen o fomentan la innovación en los servicios financieros. También permite al organismo mantenerse al día de la última tecnología y avances fintech.

La FCA trabaja con las startups para ayudarles a desarrollar su producto alineado con la regulación, de tal modo que no tengan que volver atrás y cambiar su modelo de negocio más tarde. Project Innovate ha anunciado también planes que harán más fácil a las fintech establecidas en Reino Unido saltar al extranjero, y viceversa, siendo Australia el primer país a considerar. A los inversores les gustan los entornos bien regulados, y empresas con un mercado potencial grande y ven en la FCA es un factor importante a la hora de mantener al Reino Unido a la vanguardia de las fintech.

¿Problemas? Algunos. Existe cierta preocupación de que la FCA llegue a saturarse. Con el fin de mantenerse al día de los avances vertiginosos de las fintech, la FCA necesita contar con buenos recursos y el apoyo de los departamentos gubernamentales y de terceros. Por último, la FCA niega dar preferencia a las empresas participantes. El Centro de Innovación sólo acepta empresas cuyos modelos de negocio sean nuevos y no estén cubiertos por la regulación ya existente. Dado que el Centro de Innovación ayuda a definir el proceso sobre la regulación, las empresas que vengan detrás deberán seguir las mismas reglas y por lo tanto no debería haber problemas de trato preferencial.

Ejemplo de regulación activa es IFISA -una cuenta de ahorro desarrollada mediante la colaboración entre el gobierno de Reino Unido y la industria de préstamos P2P-. IFISA, un nuevo producto de ahorro a disposición de los consumidores ingleses a partir de abril de 2016, ha sido desarrollado por varios departamentos ministeriales y la FCA, que consultó la industria de préstamos P2P. IFISA permitirá a los consumidores invertir hasta 21.692 dólares en prestamistas P2P como Funding Cirle, RateSetter y LendInvest sin pagar impuestos en ningún interés obtenido. Es el gobierno quien promueve IFISA, lo que debería ayudar a aumentar la confianza del consumidor en el producto, y podría tener un efecto dominó en el efecto de la confianza del consumidor en todas las fintech en general.

El impacto potencial de IFISA es significativo. Es probable que lleve a los consumidores a invertir más. Los consumidores europeos gastan la mayor parte de lo que ganan. En Reino Unido, un 49% no tienen ni ahorros ni inversiones, o los que tienen valen menos de 1.500 libras. Una de las razones son los bajos tipos de interés que ofrecen los productos existentes, de promedio un 2,6%. IFISA, sin embargo, puede ofrecer tipos de interés mucho más altos -hasta alrededor del 7%-, lo que anima a los consumidores.

Cuantas más personas inviertan, más fondos tendrán los prestamistas P2P para prestar. El gobierno está especialmente interesado en que estos fondos ayuden a las pymes.  El 57% de las pymes no tienen dinero y son incapaces de invertir en personal y equipamiento. La mayoría también sigue acudiendo a los bancos para préstamos o por descubiertos. IFISA  aumenta los fondos disponibles para las pymes a través de empresas P2P, proporcionando una alternativa a los prestamistas tradicionales.

Enfoque pasivo

Los organismos reguladores nacionales no tienen un papel activo para intentar que las fintech triunfen, pero tampoco se interponen en su camino. El organismo regulador alemán, BaFin, ha tenido históricamente este enfoque, aunque aparecen indicios de que las cosas están cambiando. Ha puesto en marcha recientemente un grupo interno cuyo proyecto se centra en las fintech, pero lo hizo sólo después de que los bancos y otros operadores tradicionales hubiesen empezado a asociarse con las empresas fintech. Esto sugiere que Alemania se está moviendo hacia un enfoque activo, aunque es pronto para hablar de un entorno regulador activo como existe en Reino Unido.

Enfoque restrictivo

Los gobiernos pueden adoptar este enfoque porque son reacios al riesgo, cargan con mucha burocracia, o temen la captura del regulador por los titulares de la industria de servicios financieros. Estados Unidos, por ejemplo, tiene distintos organismos reguladores en cada estado, por lo que el cumplimento es difícil y costoso. Además, a pesar del auge de la industria fintech en California, y la que está emergiendo en Nueva York, el compromiso de los reguladores es todavía muy limitado. No obstante Estados Unidos empieza a reconocer que la industria es demasiado importante y las regulaciones demasiado anticuadas. Recientemente, la OCC (Office of the Comptroller of the Currency)  inició una investigación sobre cómo regular las fintech para fomentar la innovación.

By BBVA Innovation Center