Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

StockCity, una app de realidad virtual para servicios financieros

25/11/2014 10:15
Read in

Esta app de realidad virtual representa el estado de la bolsa como una ciudad en la que es de día cuando está abierta y llueve si va mal.

0
Votar
0 Comentarios

El color de la parte superior de los edificios indica si las acciones correspondientes han subido o bajado. MIT Technology Review.

Por David Talbot

Sopesando la posibilidad de que el casco de inmersión en realidad virtual de Oculus Rift llegue a ser útil algún día más allá de los videojuegos, Fidelity Investments ha hecho una maqueta de cómo puedes colocarte las aparatosas gafas y volar a través de tus inversiones.

En el prototipo de entorno virtual de Fidelity, que afirma es la primera aplicación de servicios financieros que se ha creado para Oculus, las acciones vienen representadas por edificios de oficinas que se agrupan en "barrios" correspondientes a los distintos sectores. La huella de los edificios se forma en función del volumen de las transacciones y los tejados son rojos o verdes dependiendo de fluctuaciones en el precio.

Fidelity no afirma que haya resuelto ningún problema con esta aplicación, pero dado que gestiona acciones por valor de 2 billones de dólares (unos 1,6 billones de euros), quiere adelantarse al posible uso que tendrán las nuevas interfaces. "Partimos de la hipótesis de que la realidad virtual despegará en el mercado de consumo entre los próximos tres y cinco años, y por lo tanto queremos comprender la tecnología", afirma el vicepresidente de Fidelity Labs, Hadley Stern, que trabaja en el ala de investigación de la correduría de bolsa. "Queremos obtener su feedback sobre esto y empezar a pensar: ¿cómo podrían los brókers activos y otros inversores usar mundos virtuales para comprender los datos?

La empresa ha desvelado la aplicación, llamada StockCity, esta semana en una feria para inversores en Las Vegas (EEUU).

Oculus, adquirido por Facebook este año por 2.000 millones de dólares (unos 1600 millones de euros), permite a sus usuarios habitar mundos en 3D. Tus movimientos de cabeza se traducen en distintas vistas del mundo virtual que te rodea. Stern afirma que una visualización hecha con Oculus podría permitir a los brókers tomar decisiones y ver oportunidades basadas en la fluctuación de los precios o las transacciones.

Dentro de la aplicación de Fidelity para Oculus Rift, los edificios cambian de altura y forma según representan acciones y volúmenes de transacciones.

En el prototipo de aplicación de Fidelity hay metáforas evidentes: cuando el mercado está abierto parece ser de día en la ciudad virtual, cuando el mercado está cerrado, es de noche. El sol y la lluvia indican la dirección general del mercado. No se sabe aún qué clase de gráficos se habrían usado para la última crisis financiera pero Stern bromeó diciendo: "¿Tornados?"

Mi primera experiencia con la aplicación no fue demasiado emocionante. Con el pesado casco puesto y sintiéndome ligeramente desorientado, esperaba poder volar por mi propia cartera de inversiones y ver cómo de malas habían sido mis decisiones a lo largo de los años.

Pero por el momento Fidelity no permite a nadie acceder a carteras de acciones reales hasta que no resuelva los protocolos de seguridad y autenticación para los portadores del casco. Así que sólo pude pasearme por un centro de ciudad genérico que retrataba el movimiento de varios valores tecnológicos.

La empresa ha hecho experimentos parecidos con Google Glass y el reloj inteligente Pebble. Si la aplicación llega a despegar algún día, afirma Stern, el tráfico de las calles virtuales podría representar actividad en la bolsa o pajaritos azules de Twitter rodeando un edificio podrían indicar el ruido que hay en los medios sociales sobre ese valor.