Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

¿Por qué triunfan los pagos móviles en países en desarrollo?

24/04/2015 01:16
Read in

En los últimos años hemos visto que se ha producido una explosión de los pagos móviles en países como Kenya o la zona de Bangladesh. Ambos comparten algo en común: ser zonas en desarrollo donde la economía y la sociedad están en un estado más precario. Dicho ésto surge una pregunta ¿por qué estos sistemas están funcionando aquí y no en otros lugares donde se hace un mayor impulso por crear plataformas de pago con el móvil. ¿Qué tienen en común ambos lugares? Vamos a descubrirlo.

0
Votar
0 Comentarios

Sacar dinero en un cajero o pagar con nuestra tarjeta de crédito o débito en cualquier establecimiento comercial es un gesto cotidiano que hacemos con una frecuencia que pasa desapercibida para la inmensa mayoría de nosotros. La penetración de estos sistemas de pago, es tal que España se encuentra a la cabeza de Europa en el número de cajeros automáticos por habitante (61.992 cajeros con datos 2013), con un ratio de un cajero cada 760 personas.

Pero detrás de cada cajero automático, es necesario que exista una infraestructura básica de seguridad, un sistema estable de comunicaciones y un sistema de recarga y movimiento de efectivo, que en otras zonas geográficas, tienen verdaderas dificultades para implementar. ¿Cómo se puede pagar en una población de 500 habitantes de Kenia o en las islas en Bangladesh? Aquí está la innovación y la penetración del pago por móvil

El caso de M-Pesa, un rotundo éxito innovador

M-Pesa fue uno de los primeros sistemas de adaptación de pago por móvil en los países en vías de desarrollo. En 2007 Safaricom, compañía de telecomunicaciones keniata, desarrolló un sistema de transferencia de microcréditos mediante el teléfono móvil apoyada por una red de agentes. Este sistema, pensado inicialmente para impulsar el desarrollo local, tenía como objetivo reducir los costes de financiación, pero el nicho real de uso, lo ha encontrado en las fórmulas de pago que se plantean.

Disponer de dinero efectivo en Kenía era y es relativamente complicado y montar la infraestructura y tecnología necesaria para una red de cajeros y TPVs físicos más aún. La simplicidad y sencillez con el que se puede realizar un pago mediante un SMS entre particulares, comerciantes y otras entidades, ha logrado que más del 58% de la población adulta de Kenia realice pagos con el móvil habitualmente.

Las funcionalidades que tenemos en el pago por móvil en estos países son de una sencillez abrumadora, pero cubren una necesidad básica, que es dotar a población de unos instrumentos de pago ágiles, rápidos, seguros y sencillos.

La explosión económica de Bangladesh a examen

Bangladesh es uno de los países que se encuentra dentro de los más subdesarrollados, con una población con multitud de carencias en la que las grandes áreas rurales, no tienen garantizado el acceso a los servicios básicos en muchos casos. Carencas como energía eléctrica, agua o infraestructuras en telecomunicaciones, son uno de los grandes problemas a resolver en este país.

La penetración bancaria en las áreas rurales es mínima y la mejor vía para bancarizar el país y mejorar sus relaciones económicas internas, pasa por dotar de banca móvil al país. En un país con grandes diferencias en la capacidad de pago y riqueza de sus habitantes, la manera de reducir la brecha entre perfiles bancarizados y no bancarizados es reduciendo los costes de transacción y logrando un banca al alcance de los perfiles económicos de ese país.

Ese ha sido el camino que ha tomado Bangladesh y en un periodo de 4 años ha conseguido 25,6 millones de usuarios habituales de banca móvil con una creciente economía apoyada sobre este medio de pago.  A nivel porcentual representa un 15% de la población, pero esta cifra cobra todo el contexto del mundo cuando sólo un 15% de la población bangladeshí tiene acceso a la banca tradicional por los propios costes que conlleva.

Es tal el volumen que se mueve en pagos por banca móvil en Bangladesh que equivale a un 5,5% de su PIB; muy lejos del 55% de Kenia, pero una cifra impresionante para un país en el que hace 4 años, los servicios financieros estaban sólo a disposición una pequeña parte de la población.

¿Y qué ocurre en Europa con los pagos móviles?

Europa cuenta con toda la tecnología, la infraestructura y los sistemas de pago por móvil más complejos que los descritos. Pero Europa tiene tal variedad y oferta de efectivo y tradición de pago con la tarjeta, que para generar un desplazamiento masivo de la población de la tarjeta al móvil, hace falta mucho más que un mero empujón.

Cambiar las costumbres de uso de un sistema muy seguro y aceptado por todos como es el pago con tarjeta, va a requerir más tiempo del esperado, porque hoy por hoy, a pesar de la gran variedad y oferta de posibilidades de pago por móvil que existen en Europa, su uso es residual. El europeo es un perfil de costumbres, con una resistencia al cambio mayor que la esperada.