Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

Piensa como un ‘hacker’ y transforma tu empresa

31/01/2017 10:09
Read in

¿Cómo puede ayudar a una empresa inspirarse en la cultura hacker? Romper los cánones establecidos puede generar nuevos canales hacia el cambio. La consultora Carmen Bustos cree que es fundamental en esta nueva era digital para reinventarse, fomentar la curiosidad y la capacidad de actuación dentro de una organización.

0
Votar
0 Comentarios

cibbva-carmen-bustos.jpg

Las grandes compañías afrontan una transformación digital que sacude sus cimientos. Muchas de las empresas diseñadas para triunfar en el siglo XX morirán en el siglo XXI si son incapaces de asimilar la frenética evolución tecnológica de los últimos años y no cambian su visión de negocio. Carmen Bustos, fundadora de la consultora de diseño estratégico Soulsight apuesta en pensar como un hacker para que las empresas sigan creciendo.

Bustos habló en el evento celebrado en el Centro de Innovación BBVA de Madrid Hackeando organizaciones, de cómo puede ayudar a una empresa inspirarse en la cultura hacker. La experta incidió en que quebrar el statu quo no es cuestión de dinero ni de tecnología, “para romper algo y para pasar a la acción hay que conocer las herramientas con las que se trabaja perfectamente”.

Para la fundadora de Soulsight, las personas que piensan las cosas de forma diferente son capaces de tomar la iniciativa y resuelven problemas constantemente sin pedir permiso. Bustos señaló que uno de los errores de las grandes empresas es “sobrecomunicar las cosas que al final no se hacen”. Los hackers, en cambio “hacen muchas cosas y no las comunican. Provocan, cuestionan todo y perseveran”. En este proceso el fracaso también juega un papel importante, pues de él se aprende. Lo que no vale, según la consultora, son las excusas.

En el plano filosófico “el idealismo y la curiosidad es fundamental”. Los piratas informáticos creen en lo que están luchando y tienen una curiosidad permanente, y para Bustos “no hay invención sin capacidad de asombro”. Por eso anima a trasladar esa mentalidad a las empresas: “Todo esto puede sonar obvio pero muchas veces los olvidamos por el camino”, subrayó.

Luchar contra el orden establecido

Dejando de un lado la cultura hacker, Bustos explicó que en las organizaciones tradicionales es “muy importante identificar a las personas clave, todas las grandes revoluciones son provocadas por pequeñas minorías”.

En una empresa, añadió, son fundamentales tres grupos para llevar a cabo la transformación: “Los intelectuales, que mueren por la causa y que entienden el porqué del cambio; los influenciadores, que son los que tienen un liderazgo social; y por último los conectores, que nos ayudan a difundir los mensajes”.

Consciente de que las grandes organizaciones son más reacias a los cambios que las pequeñas, insistió en que las personas clave “son todavía mucho más estratégicas, es muy importante tenerlas identificadas, algo que no siempre se consigue pues muchas veces no sabemos dónde están esos perfiles”.

cibbva-hacker.jpg

¿El talento hay que buscarlo fuera o dentro de nuestra empresa? “Creo que muchas veces las organizaciones, al estar en este proceso de transformación, subestiman el talento que tienen dentro de la casa y piensan que fuera está la mentalidad más rupturista. Pero hay que dar oportunidades a la gente de dentro; son los que conocen realmente las reglas y son capaces de romperlas”.

En el caso una gran empresa, el mayor reto es “cambiar las mentalidades. Creo que es importante tener un propósito, que la gente comparta el para qué se va a producir ese cambio, hay que seducir a la gente”, explicó Bustos. La organización, por su parte, tiene que “entender quién es el enemigo, se debe preguntar qué pasa si ese cambio no se produce. No es un tema de miedo pero tiene que conocer a lo que se enfrenta”.

Por último se refirió a “los pequeños milagros”. Los empleados deben ver cosas para creer: “Hay que visibilizar pequeños cambios rápidamente para ver la utilidad de ese cambio”.

 

Más información: 

A golpe de algoritmo

¿Eres emprendedor? Así te puede ayudar un mentor