Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

Pedro Diezma: “Vamos hacia nuestra mejor versión como humanos gracias a la tecnología”

20/04/2017 09:44
Read in

El experto en internet de las cosas destaca que la realidad aumentada y la inteligencia artificial van a ser las tecnologías más disruptivas en los próximos años.

0
Votar
0 Comentarios

cibbva-pedro-diezma

Pedro Diezma / Espacio Fundación Telefónica

Provocador, pregunta cuánta gente en la sala mira el móvil más de 150 veces al día. Alrededor de un 70% levanta la mano. Él también. Pedro Diezma, experto mundial en internet de las cosas y dispositivos inteligentes y miembro de Mensa -organización que reúne a personas con un coeficiente intelectual por encima del 98% de la población general, entre los que se encuentran Lucía Etxebarria, Isaac Asimov, Geena Davis o Tarantino- explicó en el evento Cultura Inteligente cómo los objetos inteligentes transforman nuestro mundo.

Después de su disertación en el Espacio Fundación Telefónica sale corriendo a otro evento. Esa misma tarde, el fundador y CEO de Zerintia Technologies -empresa especializada en internet de las cosas- y de la incubadora de negocios Grupo Kebala contesta por teléfono a esta entrevista antes de participar en otra charla.

Pregunta. ¿Qué tecnologías nos van a cambiar la vida durante los próximo años?

Respuesta. Hay dos tecnologías que creo que van a ser muy disruptivas. Por un lado la realidad aumentada y, por otro, la inteligencia artificial. En la primera, los hologramas permiten una integración perfecta entre nuestro mundo real y el mundo digital. Incorpora objetos e información virtual de tal manera que, por ejemplo, si tienes que hacer una tarea de mantenimiento puedes superponer información sobre la maquinaria que te va guiando paso por paso, indicando qué pieza tienes que quitar o limpiar. Otro ejemplo: si quieres aprender a tocar el piano hay aplicaciones que escanean el teclado y sobre esa realidad y sobre tus dedos te va indicando paso por paso cómo tocar el instrumento. Permite el aprendizaje acelerado. Por otro lado todo lo que es inteligencia artificial -dotar de inteligencia a robots, ordenadores o dispositivos- va a ser también disruptivo.

P. ¿No le preocupa que haya menos empatía?

R. No, nos vamos a acercar de una manera más humana y más natural a las máquinas. Va a ser intuitivo interactuar con otros sistemas. No nos va a aislar, seremos hombres aumentados.

P. ¿Qué significa ser un hombre aumentado?

R. Es ser un humano 2.0. Es la posibilidad de aumentar las capacidades humanas -la inteligencia, la fuerza, la calidad de vida o la salud- a través de tecnología. Esta tecnología no tiene que ser necesariamente chips, puede ser genética, mecánica, química… todo lo que es un paso siguiente en la evolución es lo que se denomina el humano 2.0., aumentado, empoderado.

P. ¿Se considera un hombre aumentado?

R. No, para nada. Lo que estamos detectando es que toda la tecnología del internet de las cosas va a afectar al ser humano y le va a empoderar. El mensaje que queremos mandar es que ahora mismo estamos en el centro del huracán y no hay que dejarse pegar por los objetos, robots o dispositivos, sino que tenemos que ver que nosotros mismos también vamos hacia nuestra mejor versión gracias a la tecnología.

P. ¿Y un hombre conectado?

R. Eso seguro. Aunque más que conectado me considero un humano que intenta utilizar la tecnología para mejorar sus carencias o potenciar sus capacidades. Eso sí lo hago en el día a día.

cibbva-pedro-diezma

P. Tiene 41 años, ¿qué le han aportado todos los cambios tecnológicos a su vida?

R. He incrementado mi productividad alrededor de un 60-70%. Soy más eficiente y tengo una mejor comprensión del mundo y de lo que ocurre en el mundo, tengo una visión más holística de todo lo que me rodea. La tecnología me da, sobre todo, capacidades, conocimientos y visión.

P. ¿Son todos ventajas?

R. Estamos en el inicio de toda esta tecnología, estamos experimentado, probando… vemos muchos beneficios pero también nos encontraremos algunos obstáculos por el camino que no nos gusten o que haya que cambiar.

P. ¿Anticipa alguno de esos obstáculos?

R. Sí; con el tema de la realidad virtual nos podemos encontrar con gente que se puede llegar a enganchar por la hiperconectividad de esta tecnología. Ahora mismo hay gente enganchada a videojuegos que son planos y cuando se sumerjan en un mundo virtual en donde pueden ser lo que quieran el riesgo de adicción va a ser mucho mayor. El segundo riesgo es la privacidad. Las empresas que desarrollan hardware, software, de comunicación… tienen que garantizar que no haya escape de datos, es importante que podamos mantener nuestra privacidad.

P. ‘El héroe que cambió su capa por un iphone’ es el título de uno de sus libros. ¿El teléfono móvil es la solución a todo?

R. El móvil está considerado en algunos casos como un exocerebro, un cerebro exterior que nos ayuda a realizar determinadas tareas. Por un lado eso es fantástico, al permitirnos conectarnos con nuestro entorno y ser más productivos; la cara mala es la adicción, estar pendiente todo el día del teléfono.

P. ¿Se puede vivir sin teléfono?

R. Quiero imaginar que sí pero llevo viviendo con él muchos años. Evidentemente no es aire, no es comida, no es agua, podría vivir sin él; otra cosa es que pudiera sobrevivir en la sociedad actual, eso sería más difícil.

P. ¿Qué aficiones tiene?

R. Me gusta mucho la historia y el arte, conocer el pasado para saber hacia dónde vamos, y el deporte. Hago carreras de obstáculos y tiro con arco para mejorar mi foco y concentración.

P. ¿Qué lee actualmente?

R. Leo bastantes libros de historia, aunque ahora mismo estoy muy interesado en la inteligencia artificial y en conocer cómo puede ser el futuro en dos, tres, cuatro, cinco años. Leo mucho sobre inteligencia artificial en estos momentos.

P. ¿Desconecta alguna vez?

R. Lo intento. Aunque suene contradictorio, me gusta mucho la naturaleza y procuro al menos una vez a la semana perderme en el bosque, la montaña o en algún jardín.

P. ¿Cómo ve el mundo en 10 años?

R. Será muy parecido al actual pero tendremos una capa empresarial, de conocimiento, de entretenimiento que va a transformarse muy profundamente. No veremos coches voladores pero sí veremos cómo la tecnología se habrá implantado sin apenas darnos cuenta. Por ejemplo, nos atenderán robots en los restaurantes, los taxis no tendrán conductor o nos comunicaremos a través de un reloj que actuará como un móvil. Creo que vamos hacia un mundo más sencillo en cierto modo a la hora de comportarnos y de actuar, más sano y, por otro lado, más complejo en la forma en la que las personas van a encajar en este mundo.

P. ¿Habrá más desigualdad, dos categorías de personas?

R. La tecnología es cara. Las personas que quieran acceder a una tecnología poderosa, que se empoderen, tendrán que pagar, cuesta dinero. Sí, va a haber desigualdad.

 

Más información: 

¿Cómo cuido a mis padres? Creando una ‘startup’

¿Cuál es el país más digital?