Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

María Benjumea: “Las grandes empresas ya no matan a las 'startups'”

02/02/2016 11:40
Read in

Habla con pasión del mundo startup. Contagia el entusiasmo. María Benjumea se define como “startapera” y “emprendedora de 61 años” y ya está inmersa en la preparación de la nueva edición de South Summit

0
Votar
0 Comentarios

¿Cuáles son los perfiles profesionales que más demandan las startups?

Se necesita de todo. Estamos hablando desde empresas pequeñas a otras que están facturando millones de euros. Hoy en día se crean muchísimas empresas. Cuando hablamos de una startup hablamos de una empresa que se monta con una ambición y con un proyecto de escalabilidad importante. No tiene que ser una empresa digital, puede nacer en cualquier industria. Lógicamente en una empresa de esta era la tecnología es transversal para ella pero es el propio modelo de negocio lo que hace que tenga unas determinadas características. La disrupción no tiene que venir únicamente de la mano de la tecnología, viene del modelo de negocio.

¿Hay un número excesivo de startups?

Este mundo es como la vida misma, todos empezamos y hay unos que llegan arriba y otros que no. En la startup pasa lo mismo: hay algunas que desde su propia creación y configuración se organizan para que el negocio se desarrolle bien, otras que consiguen ese éxito gracias a una serie de factores, otras a las que les cuesta más arrancar y muchas que se meten en una aventura sin tener ni idea. Nada es fácil y todo requiere trabajo.

¿Muchas fracasan?

No lo creo. Y pongo un ejemplo muy cercano: este año nos hemos preguntado qué ha pasado con las 180 finalistas de ediciones pasadas de South Summit (de 2012, 2013 y 2014); si han sobrevivido o no. Y el nivel de supervivencia es del 90%, muy pocas se han caído. Y han levantado 300 millones de euros. 

¿Qué tiene que tener una startup para perseguir el éxito?

Las personas. Son el factor indiscutible para tener éxito, son determinantes. Cuando un inversor va a buscar un proyecto lo que más mira es el equipo que está por detrás.

¿Qué opina del crowfundig?

Todo lo que sean diferentes variedades para conseguir financiación me parece extraordinario. Cuanto más se faciliten diferentes vías para obtener financiación mejor para todos. El concepto de la financiación está cambiando mucho.

¿Qué aprendió en su etapa en infoempleo?

Muchísimas cosas. La primera y ya mencionada es que la clave de cualquier proyecto de éxito son las personas.  Otra lección que aprendí muy bien es que si vendes el 51% la compañía - yo lo hice- es lo mismo que vender la compañía a mitad de precio, una lección extraordinaria. También otros de los temas que aprendí y que creo que es fundamental es que al emprendedor le mueve la pasión y es muy importante tener a gente que te diga que hay que aparcar en algunos momentos esa pasión cuando se estudian los proyectos.

¿No teme una nueva burbuja?

Esto no tiene vuelta atrás. Necesitamos que no tenga vuelta atrás. El mundo ha cambiado drásticamente. La burbuja fue burbuja al venderse compañías que perdían infinidad por cientos de millones. Esa burbuja no acabó con Internet, toda esa nueva economía de esa época es el sustento actual. Aunque se hicieron locuras como se pueden hacer también en este momento.

¿Qué camino hay que seguir?

La innovación es la clave para todo. Va tan rápido todo que hasta las grandes corporaciones son conscientes de que no pueden generar esa innovación en sus propias estructuras. La localizan en los emprendedores. El ecosistema emprendedor se concebía como la startup y el inversor. Ahora hay un mundo de oportunidades que demuestra que el mundo del emprendimiento no es una moda ni burbuja. El emprendimiento viene de la mano de las necesidades de innovación de la gran corporación.

¿Ha cambiado la mentalidad de las grandes empresas con respecto a las startups?

Si. Las grandes corporaciones se han dado cuenta que es imposible que puedan generar esa innovación dentro de sus propias estructuras. Pueden tener a los más talentosos pero todo va tan rápido que en cualquier momento va a salir algo nuevo que les interesa. Esa rapidez solo las encuentras en las startups. La corporación se tiene que ver que puede trabajar con la startup sin tener que integrarla en sus propias estructuras, para no matarla. Tiene que trabajar con el talento. Si las compran las matan. Tienen que trabajar con ellas.

¿Esto está ocurriendo?

Si, ven que no las pueden matar. Lo que les interesa de las startups es su ritmo de crecimiento. Y si las integran en la compañía eso desaparece. Muchas se han dado cuenta que si absorben la parte que les interesa,  el negocio - y ni entran en el capital de la sociedad- se llevan el producto que quieren. A su vez, las grandes corporaciones ofrecen la escalabilidad gracias a su cartera de clientes. Hoy en día vemos que las grandes compañías están trabajando con startups en beneficio de ambas sin tocar el capital social. Son acuerdos extraordinarios que no matan a las startups. Ésta ofrece valor de innovación y la corporación ofrece tecnología, estrategia, cartera de clientes o un piloto… Son acuerdos que se van a extender muchísimo y que tampoco tienen que dejar de lado al inversor.  Se abre un mundo de oportunidades inmenso y vital para el desarrollo de la sociedad actual. 

By BBVA Innovation Center.