Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

“Los drones pueden salvar vidas”

17/07/2015 09:40
Read in

Agricultura y situaciones de emergencia. Son dos de los ámbitos en los que más se está moviendo la industria de los drones. Las legislaciones en muchos casos están impidiendo un desarrollo más rápido en otras áreas.

0
Votar
0 Comentarios

Can Padró. Security&Safety Training. 70 hectáreas bajo las montañas de Montserrat, a 50 kilómetros de Barcelona (España). Un barco anclado en tierra aparece bajo una pequeña colina. En él se realizan durante el año decenas de simulacros de situaciones de emergencias. La ayuda llega desde tierra y también desde el aire.

Varios drones sobrevuelan la zona grabando a bomberos, mossos y sanitarios que se enfrentan a una situación crítica. Unas grabaciones que permiten tener una visión completa de lo que está sucediendo a los jefes de las operaciones a la hora de tomar decisiones rápidas para enfrentarse e intentar evitar una tragedia.

Los drones han sido los últimos en llegar a Can Padró, el centro especializado en gestión de emergencias donde, como explica la gerente Ana Rodríguez, “se forman cientos de profesionales que se enfrentan a situaciones de riesgo en su vida laboral”. El centro, puntero en formación en seguridad, tramita la licencia ATO para impartir cursos de drones a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) que es la que regula este sector.

Y una vez que se puede pilotar, un dron se puede utilizar para salvar vidas. A Can Padró se acerca Jordi Folk, secretario general de Aedron (Asociación Española de Drones y Afines), para quien el tema de las emergencias es el más fascinante. “Es donde realmente la utilidad --de estos dispositivos-- puede salvar vidas. Si te pierdes en una gruta va a permitir una localización exacta y muy rápida”.

En caso de catástrofe o calamidad se pueden utilizar los drones saltándose la ley siempre que lo haga una operador autorizado. En Can Padró se preparan para ello. El manejo de un dron es un paso más en la formación de profesionales que se juegan la vida intentando salvar la de los demás. 

El debate normativo en España

De hecho la normativa sobre estos aparatos está en pleno debate. En las últimas semanas representantes de Aedron se han reunido con los miembros de AESA y se está ultimando un borrador con una nueva normativa en España. La vigente legislación prohíbe sobrevolar drones en núcleos urbanos. Hace un año AESA prohibió que los drones sobrevolasen ciudades tras echarse las manos a la cabeza al ver en internet, recuerda Folk, “vídeos de vuelos escandalosos y muy temerarios”.

Folk destaca la regulación del sector, que evita el intrusismo y explica:  “La regulación nos equipara a lo que son trabajos aéreos. No somos trabajos terrestres con lo cual estamos dentro de la normativa de aviación, las normas son duras y exigen formación  e inversión”. Con la ley en la mano Folk señala: “La normativa actual rige todo el trabajo comercial. Y dice que no se puede sobrevolar ni casas ni personas, que hay que volar de día, que no puedes subir más de 120 metros y que no te puedes ir a más de 500 metros del piloto. Todo lo que no es comercial lo asimilan bastante estas condiciones. Si te compras un dron para jugar, te tienes que ir a un descampado, y cumplir los requisitos anteriores” .

Un nuevo borrador contempla “la posibilidad de vuelos en entorno urbano para aeronaves de menos de 10kg en zona acotada o a más de 150 metros de edificios y más de 50 metros de personas que no están bajo el control del operador. Este tipo de operaciones deberán contar con las autorizaciones correspondientes por razones de seguridad pública”.

El futuro del sector

En este sentido, Folk resalta la importancia de este cambio en la normativa: “El dinero no está en el campo, está en las ciudades. Actualmente está prohibido volar en ciudad y el 95% de los trabajos que nos encargan los tenemos que rechazar”. El desconocimiento de las leyes provoca que a Folk, fotógrafo, le pidan que realice trabajos ilegales que deniega. La multa más pequeña son 4500 euros. 

“El sector que más está ganando con esto son los comerciantes --más que los formadores, pilotos u operadores--; a los comerciantes no les interesa que se difunda que hay restricciones en el uso de estos aparatos, no les interesa pues pierden dinero. Hay que difundir más las leyes y habría que vender los drones en tiendas de aeromodelismo, que sean especialistas los que te atiendan”.   

No hay cifras oficiales de número de drones en España aunque para Folk “tiene unas expectativas de crecimiento descomunales”. En su opinión, uno de los sectores que “más está invirtiendo en el desarrollo e utilización de drones es el agrícola. No sé si es por la actual normativa o debido a que tiene mucho dinero  y le abarata muchísimo los costes”.

¿Quién puede pilotar un dron?

Para poder pilotar un dron -explica Folk-,  “el piloto tiene que tener un certificado teórico,  una formación práctica y específica del modelo que va a pilotar y poseer un certificado médico de aviación. Recibe un curso de formación práctica y teórica.  El piloto como tal no puede trabajar para sí mismo. Toda empresa que realice trabajos aéreos con drones tiene que estar registrada en AESA”. 

Más información sobre drones

- Hemav, el éxito de los drones con crowdfunding

- Drones, entre el hype y la utilidad práctica

Cómo cambiar el futuro de África con el robot más barato del mundo

By BBVA Innovation Center