Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

Las startups españolas venden en Silicon Valley su capacidad de innovación

02/01/2017 11:14
Read in

A Nico Goulet le gusta el riesgo, pero siempre bajo control, ya sea haciendo acrobacias a los mandos de un Yak 52 o ayudando a las compañías en su ‘vuelo’ a Silicon Valley.

0
Votar
0 Comentarios

Con más de 15 años de experiencia en capital riesgo, desde su puesto de managing partner en Adara Ventures gestiona inversiones de más de 130 millones de dólares. Además de su amplia experiencia en el sector, sus estudios en ingeniería aeroespacial en la École Centrale de París y el MIT y un MBA de INSEAD lo convierten en el copiloto ideal para una startup con ganas de apuntar muy alto. Hablamos con él del camino hacia Silicon Valley y de lo que implica ser emprendedor en España.

Nico Gaulet1.- ¿Por qué una empresa española decide trasladarse a Silicon Valley?

En muchos casos, sobre todo en las empresas donde el fuerte es la ingeniería, los típicos compradores son las grandes del software, que se ubican en Silicon Valley. El 85% de las transacciones en estos sectores en los últimos cinco años ha tenido lugar allí. Pero si el plan vital de la compañía no es venderse, o si pertenece a un sector cuyos compradores no están en Silicon Valley no es necesario desplazarse hasta allí.

2.-¿Qué ofrece Silicon Valley que no pueda encontrar un emprendedor en España?

Silicon Valley ofrece un ecosistema muy desarrollado en términos de inversores que van poniendo dinero en las etapas posteriores, y también en términos de talento gestor, el que entra después de los fundadores y que está capacitado para gestionar una compañía que supere los 100 millones de dólares de circulación.

Sin embargo, en talento de ingeniería España no tiene nada que envidiar a EEUU; es magnífico y la capacidad española de generar productos y compañías innovadoras que tienen valor allí es altísima.

3.- ¿Una vez tomada la decisión, cuáles son los pasos a seguir?

Es un proceso que dura tiempo y tiene sus riesgos en cada etapa. No se puede plantear ir a Silicon Valley para vender el año que viene, tienes que ir y plantearte establecerte allí, crecer con clientes e inversores en EEUU. La venta es posible cuando uno empieza a tener clientes, compradores de producto allí, y en ese momento hay que empezar a tener presencia de gestión y venta en EEUU.

El CEO y el director general de ventas deberían estar en Silicon Valley desarrollando el mercado y hablando con inversores. Una vez que empieza a tener tracción ya se puede uno plantear el cambio de nacionalidad de la empresa, en el que se muda el entidad jurídica de país.

Es un proceso que tiene su coste y legalmente es complicado, es importante iniciarlo una vez que uno ha tanteado un poco el mercado y ya sabe lo que quiere hacer. Hoy día las compañías de tecnología pueden vender desde España a toda Europa y se puede experimentar con clientes en EEUU. Cuando empieza a haber tracción, con un pipeline de ventas suficiente, se empieza a llevar gente a allí y a hacer movimientos.

4.- ¿Qué inversión supone trasladar una empresa a Silicon Valley?

No sabría decir la cifra exacta. Lo primero es establecerse allí, los costes de desplazamiento y tiempo de los ejecutivos que tienen que desplazarse. Una vez que se decide trasladarse allí y se contrata gente en EEUU el gasto suele ser bastante mayor que en España y la parte legal tiene también un componente de gasto. Pero, sobre todo, no hay que infravalorar el coste del esfuerzo, porque absorbe mucho tiempo y energía al fundador y los ejecutivos de la compañía.

Es un mercado muy grande, complejo, con mucha competencia y la competitividad entre las startups por los inversores es altísima, así que el compromiso de desplazar allí la compañía es muy alto. Además, a medida que se va implantado la compañía, gestionar una empresa que está a caballo entre Silicon Valley y España es un reto complicado, por la integración de equipos con las diferencias culturales y horaria.

5.-Una vez allí, ¿cómo afecta a la startup el cambio?

Va a consolidar el aspecto global de la compañía, una parte estará en España, lo que es interesante en términos de calidad y precio, pero la compañía estará vendiendo a clientes americanos, por lo que la puesta en valor del producto y el proceso de venta va a estar sujeto a un modelo muy competitivo y desarrollado, y las compañías deben saber adaptarse.

Silicon Valley

6.-¿Cómo pueden destacar las compañías españolas en este entorno?

Por su capacidad real de innovación y el coste de generar esa innovación. Es un producto de muy alta calidad con un coste muy inferior al de EEUU (hasta un 75% menos) porque contratar un ingeniero en España es cuatro veces más barato que en EEUU, con capacidades equivalentes, y esto hace que España pueda mantener el atractivo.

Además, hay ciertas áreas donde España, por razones históricas, es muy competitiva, como ciberseguridad, big data, juegos o plataformas de juegos... los equipos españoles tienen un grado de creatividad muy competitivo.

7.-¿Hay diferencias entre un emprendedor español y uno extranjero?

Los emprendedores españoles están muy metidos en el ecosistema emprendedor a nivel global y no hay grandes diferencias más allá de las culturales. Hay un factor del que siempre se habla: la aversión al riesgo. Es una característica de la sociedad española que hace que haya menos emprendedores, pero los que hay no tienen más aversión al riesgo que otros.

8.-¿Podría desarrollarse un entorno similar al de Silicon Valley en España?

Silicon Valley es un lugar singular y no hay otro igual en el mundo. La confluencia de factores es muy particular, por lo tanto en España no puede haber un Silicon Valley como tal.

Se puede generar un ecosistema español muy potente y que genere grandes compañías de referencia en sus áreas sin necesidad de decir queremos ser como Silicon Valley. Lo que sí ayudaría es mejorar el apoyo social que reciben los emprendedores, en España son cada día más reconocidos y entendidos como un factor importante de la economía y el futuro del país, pero se puede mejorar. Es gente con una idea y una motivación fuera de lo normal y toman riesgos fuera de lo normal para obtener resultados fuera de lo normal, [...] que se entienda que el factor fracaso en toda esta ecuación es fundamental. No puedes tener resultados extraordinarios si no asumes el riesgo del fracaso. Hay que arropar a los que fracasan para que lo vuelvan a intentar y asuman que el fracaso es un paso hacia el éxito.

9.-¿Cómo seleccionas las startups con las que trabajar?

Buscamos compañías que tienen cierto producto e ingeniería, pero lo fundamental es analizar al emprendedor y evaluar tres factores:

1.Su visión de cambiar la forma de hacer algo para las empresas, que su visión de producto y de su compañía suponga una transformación.

2.Que tenga capacidad de ejecución: que sean capaces de construir la compañía, motivar a los equipos, contratar gente, crear producto, asegurar una cadena de distribución, hablar con clientes, facturar, contabilizar, el aspecto legal. Gente que sea capaz de ejecutar.

3.Que sea valiente, porque estos son negocios de alto riesgo y tienen que afrontarlo con valentía y con capacidad de sobreponerse a los obstáculos y los retos. Si se caen, que se vuelvan a levantar hasta que tengan éxito. Suelen tener carácter y ser valientes.

10.- ¿Qué le aconsejarías a un emprendedor que está iniciando su camino en España?

Que tengan mucha perseverancia. Si tienen una buena visión, que perseveren con su idea y no se desanimen.

 

También te puede interesar:

“Las grandes empresas han comprendido que tienen que compartir sus algoritmos”

Emprendedora social: una nueva forma de hacer negocios