Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

El sensor de inclinación del teléfono no protege tu privacidad

13/05/2014 03:13
Read in
Diminutas imperfecciones en los acelerómetros crean "huellas digitales" únicas que te pueden identificar.
0
Votar
0 Comentarios


Por David Talbot

Gracias a unas diminutas variaciones de fabricación, el sensor que permite al teléfono saber hacia dónde está orientada la pantalla también emite una "huella digital" de datos única que podría permitir realizar un seguimiento del teléfono, incluso con el resto de opciones de privacidad activadas, señalan los investigadores.


Además de regular características básicas como la orientación de la pantalla, los datos del acelerómetro se utilizan, de forma general, por aplicaciones como los podómetros y los juegos para móviles. Por otro lado, muchas de las aplicaciones a menudo dependen de la publicidad, lo que ha llevado a los anunciantes a buscar formas de hacer un seguimiento de los usuarios y sus hábitos en internet. 

Incluso si no permites que las aplicaciones vean tus datos o ubicación personales, sólo los movimientos más básicos del teléfono, que se pueden medir sin permiso, pueden traicionar la identidad única del teléfono y permitir el seguimiento a lo largo del tiempo, afirma el profesor asociado de la Universidad de Illinois (EEUU), Romit Roy Choudhury, coautor de un artículo con varios colegas en la Universidad de Carolina del Sur (EEUU) que describe el fenómeno. "Se ha llevado a cabo mucho trabajo para captar las filtraciones de información de identificación de los teléfonos", asegura. "Lo que estamos diciendo es que los datos del acelerómetro que salen del teléfono pueden ser tratados como una forma de identificación". 


Los acelerómetros usan una tecnología llamada sistemas micro-electro-mecánicos o MEMS. En ellos, unas pequeñas barras de metal se mueven entre otras barras de metal en respuesta al movimiento, cambiando la capacitancia eléctrica e indicando un movimiento en 3D. Con esta información, el teléfono inteligente puede determinar un cambio en la orientación de la pantalla, o traducir los movimientos físicos y mover a un personaje en un juego.


Pero los datos producidos por cada acelerómetro poseen variaciones diminutas, según han descubierto los investigadores. Después de probar 80 chips de acelerómetro, además de 25 teléfonos Android y dos tabletas que utilizaban acelerómetros, los investigadores pudieron distinguir la huella digital con un 96% de exactitud.


El investigador de seguridad móvil en el Winlab de la Universidad de Rutgers (EEUU), Janne Lindqvist, afirma que el trabajo es novedoso e importante. "Los acelerómetros aún no requieren 'permisos' para funcionar", asegura. "Así que se pueden usar sin que nadie se dé cuenta. Creo que es un gran trabajo, y apunta otra razón por la que los teléfonos inteligentes no deberían tener un acceso fácil a los datos del acelerómetro".


De hecho, una investigación anterior había mostrado que los datos del acelerómetro también se pueden usar para inferir contraseñas, basándose en los toques con el dedo que hacemos en el teléfono. 

No existen normativas o mandatos de prácticas industriales que digan que los usuarios tengan que dar permiso afirmativo antes de que una aplicación pueda acceder a los datos de movimiento del acelerómetro (por el contrario, la gente tiene que dar permiso para el uso de los datos de ubicación precisa recogidos por los chips GPS).


Choudhury afirma que su equipo está trabajando en formas de agregar ruido a los datos del acelerómetro para ocultar la huella digital, sin perder la exactitud de los datos básicos de posición. "Creemos que se puede hacer con la mayoría de las aplicaciones, excepto las que necesiten detalles muy precisos", afirma.


Otros sensores de teléfono inteligente, como los giróscopos, magnetómetros y micrófonos, también podrían poseer huellas digitales electrónicas similares. "Recoger huellas digitales de otros sensores podría permitir el seguimiento de un dispositivo en cualquier lugar y durante largos periodos de tiempo", concluye Choudhury.