Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

Diez normas básicas que las pymes deben saber de SEO y redes sociales

10/05/2017 11:39
Read in

Adentrarse en el mundo digital implica competir en el desbordante mundo de las búsquedas por internet y las redes sociales. Algunas de estas premisas pueden ser de gran utilidad para las pymes que inician la aventura.

0
Votar
0 Comentarios

pymes.jpg

Hace cuarenta años, tener una pyme conllevaba llevar al día las facturas, cultivar las relaciones públicas con los clientes, atender al pago de nóminas y las necesidades de plantilla… y, en lo referente a las tecnologías, estar pendiente de algún aparato revolucionario como el fax.

Los pequeños empresarios de hoy tienen que responder a los mismos desafíos de toda la vida, pero además la tecnología se ha convertido en el centro de su negocio. E-commerce, email marketing, redes sociales, SEO… todo un nuevo mundo que además evoluciona con rapidez, y en el que es clave captar la atención, muy dispersa, de la audiencia.

Para lograrlo, son clave las redes sociales y el SEO. Más allá de los conocimientos básicos, estas 10 recomendaciones te servirán para no perderte en un territorio ya esencial para casi todos los negocios.

1. Utiliza herramientas profesionales para medir y decidir

Las pymes tienen a su disposición todo tipo de herramientas de marketing digital y social media, muchas de ellas gratuitas y de mucha utilidad. La más conocida es Google Analytics, que permite conocer con bastante detalle información importante como de dónde viene el usuario, qué palabras clave le han llevado hasta la web, cómo navega en ella…

También gratuita y también de Alphabet, destaca Google Trends, de muy fácil uso. Es fundamental para determinar qué palabras clave son las más utilizadas por los usuarios del buscador y, por tanto, conviene emplear para figurar entre los resultados de búsqueda. Además, permite comparar entre varios términos, discriminando por periodos de tiempo y por países. Es una información muy útil tanto para el posicionamiento SEO como para las redes sociales.

Para monitorizar y planificar con tiempo las publicaciones de tu empresa en redes sociales las mejores opciones son Hootsuite y Buffer. Las dos herramientas tienen versiones gratuitas y de pago, éstas con muchas más utilidades.

2. No te obsesiones con las palabras clave

Acertar con las palabras clave, las denominadas keywords, es casi una obsesión para todos los que se dedican al SEO. De esa búsqueda del santo grial surge el concepto de keyword density, que se define como el número de veces que la palabra clave debe aparecer en el texto para ser premiado por los buscadores con una buena posición.

En este vídeo, Matt Cutts, un ingeniero de software que tras más de quince años en Google ha fichado por la Administración Trump para trabajar en su política digital, desmitifica ese concepto.

 

 

En esencia, como explica Cutts, se trata de aplicar el sentido común. Hay que introducir la palabra clave, y está bien hacerlo más de una vez, pero forzar la redacción para citarla una y otra vez penaliza, además de resultar ridículo. No hay una regla escrita sobre la keyword density, y no hay que obsesionarse con el concepto.

3. Utiliza una URL sencilla, fácil de recordar. Tus usuarios y Google te lo agradecerán

Las URL son localizadores que nos permiten encontrar información en la red y enlazarla. Esas direcciones que aparecen en la barra de navegación son en muchas ocasiones las grandes olvidadas para las pymes que se lanzan al mundo digital.

Las URL deben de ser lo más cortas y sencillas posibles, evitando nombres genéricos como pagina1.html. El objetivo es facilitar la repetición de memoria y los hiperenlaces o links, sin términos incomprensibles que puedan perderse por el camino en el momento de enlazar. Una URL con palabras clave, dentro de una web bien estructurada, no solo ayuda al usuario sino que también resulta premiada por Google con un mejor posicionamiento.

4.Ojo con la velocidad de carga

Los internautas son muy impacientes: esperar cuatro o cinco segundos a que se cargue una página es un lujo inusual. Hay estudios que dicen que el consumidor sólo está dispuesto a esperar dos segundos, y el ideal que se marca Google es medio. Por eso, toda pyme tiene que tener muy en cuenta la velocidad de carga de su web.

El objetivo es, evidentemente, no molestar al potencial cliente, pero también es una cuestión de SEO. Google no penaliza directamente a las webs con poca velocidad de carga, pero sí en segunda instancia.

Funciona así: la poca velocidad de carga de una web dispara lo que se llama el porcentaje de rebote, es decir, el porcentaje de internautas que entran en una web vía Google y regresan sin interactuar a la página de resultados. Y un alto porcentaje de rebote es veneno para Google, que penaliza a las empresas con ese problema.

Una de las mejores herramientas, con una buena versión gratuita, para medir la velocidad de carga es GTMetrix.

5. Crea contenido sin fecha de caducidad

En el caso de que tu pyme cuente con un blog o contenidos en su sitio online en los que comentes novedades de tu empresa o de su sector, ten en cuenta que no todo es actualidad. Los conocidos como contenidos evergreen (que tratan temas más generales y no pierden vigencia en meses e incluso en años) pueden llegar a ser tan valorados como el último análisis sobre el producto de moda.

Y tienen una ventaja respecto a la actualidad: se pueden compartir periódicamente en redes sociales sin que decaiga el interés en ellos. Una sola inversión en contenidos, varias recompensas repartidas en el tiempo.

6. Si piensas en SEO, mira tu móvil

Dos de cada tres internautas españoles navegan con su móvil, una tendencia global, y Google lo tiene muy en cuenta: en sus búsquedas premia a las web cuya navegación está adaptada para el móvil -el llamado diseño responsive o adaptativo-. Además, los resultados de sus búsquedas se diferencian si las hacemos desde un pc o desde un móvil, como explica detalladamente este post.

La conclusión es clara: es absolutamente imprescindible que una pyme cuide la apariencia y el funcionamiento de su web en el móvil. De ello depende no solo la experiencia de gran parte de sus usuarios, sino también en gran medida su posicionamiento en Google, que ya procesa más búsquedas realizadas desde dispositivos móviles que desde PCs.

7. No pierdas el foco con las redes sociales

Las redes sociales son una excelente vía para captar la atención del consumidor pero, sobre todo en los casos en los que los recursos son bastante limitados, conviene no perder el foco. En primer lugar, es innecesario (y puede que hasta absurdo) estar en todas las redes sociales, dado que se dirigen a públicos muy distintos. Por ejemplo, si no vendemos nada que le pueda interesar al público joven, probablemente lo único que hagamos en Snapchat sea perder el tiempo.

Otro error recurrente de las pymes en las redes sociales es olvidarse de para qué están allí: las redes sociales son un escaparate, sí, pero también una puerta por la que un consumidor entra en nuestra web, interesado por nuestro producto; una vez que esté dentro ya hay que animarle a que compre. Y aunque permiten demostrar a la empresa lo enrollada e ingeniosa que es, todo debe estar orientado, en mayor o menor medida, a la venta.

redes-pymes

8.Facebook adora los vídeos: ¿por qué no enseñas ahí lo que vendes?

Conquistar a Facebook es casi tan importante como conquistar a Google, y para lograrlo, la tendencia en alza es emitir vídeos en directo a través de Facebook Life, una práctica que la empresa de Mark Zuckerberg favorece mediante su algoritmo.

Pero no se trata solo de una recompensa informática. Como explicaba recientemente Patricia Carreras en las jornadas Promarketing Day, los vídeos de la pyme pueden ser una excelente herramienta para humanizar la marca y la empresa, enseñando qué hay detrás de ella. Esta experta recomienda plantearse la emisión de demostraciones en directo sobre el funcionamiento de nuestro producto, sesiones de preguntas y respuestas si lo que vendemos son servicios, tutoriales, unboxings, sorteos…

Por supuesto, los vídeos también son reutilizables en otras plataformas sociales, como YouTube.

9. La imagen también vende en Twitter

Aunque lejos del peso de Facebook (320 millones de usuarios frente a más de 1.200 millones), Twitter también puede ser una herramienta de comunicación interesante para las pymes. Y su eficacia aumenta si tuiteamos imágenes con nuestros mensajes.

Como detalla este artículo, los tuits con imágenes logran un 18% más de clicks, un 89% más de favoritos y 150% más retuits.

10. Y una vez que logras tu objetivo, no bajes la guardia con el e-mail de bienvenida

Muchos de estos esfuerzos en SEO y redes sociales están encaminados a conseguir el correo electrónico de quien visita nuestra web, como primer paso para convertirle en cliente. Y sin embargo, no falta quien descuida ese mensaje de bienvenida a nuestra base de datos.

Lo primero, evidentemente, es saludar y presentarse, y hay que hacerlo de forma inmediata. ¿Imaginas a alguien que entra en una tienda a pedir información y tiene que esperar un buen rato hasta que alguien se digna a contestarle?

Además, los expertos recomiendan ser conciso y claro: explicar claramente qué se ofrece y cómo, explicando cómo comunicarse con la empresa -también, si viene al caso, a través de las redes sociales-, e invitando de forma afable a hacerlo. En definitiva, se trata de tener en ese mail la misma actitud que tendríamos ante un potencial cliente en el mundo físico. Hay que agradecer su atención, no abusar de su tiempo y ser cordial.

 

Más información: 

Realidad virtual, mucho más que juegos

Big Data prêt-à-porter