Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

De trabajar en una multinacional a crear una plataforma de consumo colaborativo para deportistas

29/05/2017 10:17
Read in

La emprendedora Mónica de la Encina dejó su trabajo a los 27 años para crear Fitfitrack

0
Votar
0 Comentarios

cibbva-plataforma-deporte

¿Qué se le pasa por la cabeza a una persona de 27 años para abandonar un puesto en una multinacional, un sueldo de ensueño y una ciudad como Barcelona? A Mónica de la Encina “el corazón”.

La toledana compartió su experiencia en el encuentro que reunió a un centenar de emprendedores en Google Campus Madrid. Licenciada en Bellas Artes y especialista en diseño, De la Encina rompió el “palacio de cristal en el que vivía con un salario brutal” cuando se dio cuenta de que no “tenía ni tiempo para gastar el dinero. Trabajaba desde las nueve de la mañana hasta las tres de la madrugada”.

Deportista y apasionada de la natación explotó con un detalle nimio: en los últimos cuatros meses había gastado dos tickets de un bono de 10 de piscina. “Me di cuenta que algo fallaba en mi vida, caí en una especie de falta de identidad, no hacía deporte, no tenía tiempo para relacionarme con la gente, dormía muy poco...”.

En una de las noches de insomnio nació fitfitrack. “Pensé que me apasionaba la tecnología y el deporte, que conocía muy bien al usuario deportista, el funcionamiento de las competiciones, y me planteé crear una plataforma de consumo colaborativo entre deportistas”.

Horas después le contó a su jefe su idea y en un mes se despidió de Barcelona. De la Encina se fue ochos meses a Holanda, participó en un programa de la UE como voluntaria a bordo de un velero y siguió madurando la idea. Volvió a España, se disfrazó unos días como Mamá Noel en Navidad para capitalizar la prestación y siguió dando forma a la plataforma que busca “compartir recursos con los deportistas y ahorrar en los viajes de turismo deportivo”.

monica-encina-deporte

Fitfitrack, en versión beta actualmente, permite a los usuarios compartir coche, alojamiento, informa sobre los hoteles de la zona, las inscripciones... busca solucionar los problemas a los que se enfrentan los deportistas que participan en las competiciones.

Antes de abandonar su vida anterior, la emprendedora destaca que se tuvo que enfrentar a “miles de ‘no lo hagas’. De mis amigos, de mi familia, también cuando comencé a preguntar a conocidos si económicamente era viable, todos me decían que no, que era imposible”.

De la Encina no les escuchó y envió una solicitud a la aceleradora Lazarus de Caja Rural de Castilla - La Mancha cofinanciada por el Fondo Social Europeo (FSE). En enero, seleccionaron 12 proyectos de un total de 253, entre ellos el suyo. Ahora lucha por sumarse a la lista de startups en España que, según los datos del Mobile World Capital, se compone de 2.663 empresas en 2016.

En este camino aconseja formarse para hacer frente a las continuas negativas a las que enfrentan los emprendedores: “Hice un un curso de backend para cubrirme las espaldas cuando alguien me decía que no se podían hacer cosas en temas de desarrollo. Tenemos un cerebro que no tiene límites: ¿no sabes html o ux? Se estudia. Hay que tener una base para que nadie te engañe”.

También recomienda paciencia y dos horas de “descanso activo al día haciendo ejercicio físico”. Y concluye: “Si te apasiona lo que haces vas a luchar. En cuatro meses he recibido muchos noes pero si de verdad lo estás haciendo de corazón lo consigues”.

 

Más información: 

“Todas las profesiones van a tener que adaptarse a la Inteligencia Artificial”

¿De verdad necesitas dinero? Los errores de emprender (y algunos consejos)