Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Noticias

Canarddrones: la apuesta española para utilizar drones en los aeropuertos

09/06/2016 12:39
Read in

La startup, que tiene 6 meses de vida, confía en que los drones sustituyan a los aviones en las operaciones de calibración de pistas de los aeropuertos.

0
Votar
0 Comentarios

Canarddrones

Dos luces rojas y dos blancas en la pista. Son los colores que tiene que ver el piloto cuando va a aterrizar y que le indican que el ángulo en el que está descendiendo es el correcto. Para controlar que el sistema de luces funciona, se realizan periódicamente operaciones de calibración de las pistas en los aeropuertos. Se cierran las pistas para que un avión realice simulaciones y vea que todo está en orden. Actualmente, la operación de calibración la realiza un avión tripulado. La startup española Canarddrones aspira a que sea un dron.

Jorge Gómez, ingeniero informático y MBA en el IE, puso en marcha la idea hace un año. Convenció a Ana Pérez -ingeniera aeronáutica-, Rafael Aguado - ingeniero informático-, y Juan Díaz -ingeniero de telecomunicaciones-, para construir un dron capaz de realizar las operaciones de calibración de pistas. 

“Vimos que el problema de la calibración suponía un coste altísimo - avión, piloto, cierre de pistas….-  y  que había opciones de hacerlo con drones. En tres meses tuvimos el prototipo. El dron simula al avión, se coloca delante del sistema de luces en la cabecera de la pista y ve si todo es correcto o hay que ajustar las luces”, explica Juan Díaz, CTO de la startup

Su compañera Ana Pérez, CFO, recalca que se abarata el coste de la operación que “con aviones está en 3000 euros la hora. Si se utiliza un dron no se paga la hora del piloto, tripulación, el traslado del avión de un aeropuerto a otro para calibrar… El dron viene a significar flexibilidad”.

Para la ingeniera aeronáutica con más de 10 años de experiencia en Airbus: “La novedad es pasar de un procedimiento que es clásico, que es conocido y que lleva mucho tiempo funcionando a una nueva manera de operar que tiene ganancias por todos los lados: menos tiempo, menos coste, más flexibilidad”.

canarddrones

La startup Canarddrones tiene seis meses de vida y durante este tiempo ha lanzado un prototipo y están cerca de lanzar el segundo con autonomía de vuelo de 28 minutos. Díaz incide en que “el dron no es la estrella del proyecto. Hay tres patas: el dron, el software (el análisis de todos los datos: lo que manda el dron, las posiciones, lo que ve la cámara...) y la tercera, y muy importante, que es la definición de la operación pues estamos hablando de desarrollar un procedimiento que no existe ahora mismo”.

Para Ana Pérez, “el dron en sí mismo es un producto” y por ello están llamando a las puertas de todos los operadores para presentarles el proyecto. Y aunque los dos expertos coinciden en que el mundo aeroportuario va muy lento, cuentan que no han percibido recelo por parte de los pilotos y que Aena está interesada en el proyecto y confían en que lance pronto un concurso público.

Mientras, están con un pie en Holanda, donde han realizado pruebas en el aeropuerto de Lelystad. Además, han sido seleccionados por la aceleradora startupbootcamp y hasta el momento han recibido 100.000 euros de financiación -50.000 de la incubadora ESA BIC (la mitad de la Agencia Espacial Europea y la otra mitad de la Comunidad de Madrid)  y otros 50.000 de Finodex-.

El próximo paso es conseguir un primer contrato que les abra las puertas de muchos aeropuertos. “Los drones son el futuro”, concluye la ingeniera aeronáutica. 

Más información:

Ebook: Drones

Drones hostiles y cómo combatirlos

Los drones civiles, en la mira de Europa