Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Seis razones por las que los bancos pequeños y medianos deberían invertir en tecnología financiera

14/07/2014 12:36

Read in

En el vuelo de regreso desde Milán, donde se celebraron las jornadas de tecnología financiera Intesa San Paolo, me preguntaba qué verían hacer  los bancos “inteligentes” para superar a sus competidores. La relación entre los bancos y las empresas de tecnología financiera están todavía en sus inicios. 

0
Votar
0 Comentarios

Por Philippe Gelis

Por una parte, los bancos empiezan a comprender que invariablemente se enfrentarán a cambios en numerosos sectores bancarios que afectarán a muchos de sus servicios y productos en el futuro próximo. Por su parte, las empresas de tecnología financiera por lo general necesitan servicios bancarios o socios bancarios para desarrollar su actividad y crecer.

Los bancos se enfrentan al dilema del innovador: si siguen cruzados de brazos mientras las empresas de tecnología financiera continúan creciendo exponencialmente, sin invertir ni colaborar con la creciente oleada de la tecnología financiera, se verán afectados muy pronto. El establecimiento o el patrocinio de "incubadoras" no se encuentra en la misma categoría que la colaboración o inversión en tecnología financiera. Sin embargo, si invierten o colaboran temen canibalizar su propio negocio e ingresos. Los sectores de la música, los medios de comunicación y las líneas aéreas se enfrentaron al mismo dilema hace años y reaccionaron demasiado tarde... con resultados que todos conocemos muy bien. Tal como están las cosas, los bancos, como grupo, no están aprendiendo de los errores de otros sectores en los que las figuras establecidas no supieron cambiar a tiempo.
Sin embargo, abordar el dilema del innovador es muy diferente para un banco global y para un banco local pequeño/mediano y, sorprendentemente, la ventaja muy probablemente esté del lado de los bancos más pequeños. Consideremos lo siguiente: el espacio de la tecnología financiera está cobrando gran importancia, pero sigue estando muy limitado a algunos países, como Estados Unidos (Lending Club, Prosper, On Deck, Dwolla y Ripple, entre otras empresas), o ciudades como Londres (Zopa, Funding Circle, Wonga, Marketinvoice, Transferwise, Kantox y muchas más). En estos focos de la tecnología financiera, los grandes disruptores están concentrados. Si eres un banco local pequeño/mediano en países como Francia, Alemania, España, Italia u Holanda, invertir en serio en estos disruptores de la tecnología financiera en rápido crecimiento es una decisión lógica por seis motivos:

1. Nivel de canibalización bajo (o inexistente): no canibalizarás tu propio negocio/ingresos, al menos no a corto o medio plazo, dado que estos disruptores de la tecnología financiera sirven principalmente a clientes de Estados Unidos o el Reino Unido mientras tú sirves a clientes en tu propio país, no te verás afectado. Además, si eres un banco pequeño/mediano, estos disruptores obtendrán más clientes o una cuota de mercado mayor de bancos grandes que de un banco como el tuyo.

2. Acceso a las generaciones X/Y: servirás a clientes de las generaciones X/Y, que son especialmente reacios a acudir a las sucursales y consideran que los bancos están pasados de moda. Otra manera de expresarlo es que te convertirás en un banco “moderno” al ofrecer servicios en línea avanzados y una excepcional experiencia de usuario, algo que los bancos tradicionales han demostrado ser incapaces de hacer.

3. Tecnología punta: participarás en el desarrollo de tecnología de vanguardia que el personal informático de tu propio banco probablemente nunca sea capaz de desarrollar. Y aunque pudiese, te costaría mucho más en términos de capital y la tecnología se enfrentaría a una competencia tan dura que tal vez ya sea anticuada cuando llegue al mercado.

4. Expansión internacional a bajo coste: empezarás a servir a clientes en el extranjero sin tener que realizar las cuantiosas inversiones necesarias para internacionalizar tu banco. Y a largo plazo, también podrás considerar la posibilidad de vender tus propios productos a la cartera de clientes del disruptor para ofrecerles una solución completa en línea.

5. Altos rendimientos: piensa en el rendimiento de la inversión; muchos de los disruptores de la tecnología financiera se convertirán en gigantes, conocidos como “unicornios” en el sector de la alta tecnología (valoración > 1.000 millones de dólares). La oferta pública de acciones de Lending Club, por ejemplo, debería valorar la empresa en 3.000 a 4.000 millones de dólares, según la prensa. Por tanto, para un banco pequeño/mediano, ese tipo de rendimiento puede tener un gran impacto en los resultados finales.

6. Oportunidades para superar a los grandes bancos: como inversor, es casi seguro que tendrás un derecho preferente, en otras palabras, el derecho de comprar la empresa del disruptor cuando se produzca un evento de liquidez (venta comercial, salida a Bolsa, etc.). Se trata de una gran oportunidad para promover la solución del disruptor en tu mercado local y después superar a tus competidores directos, incluidos los grandes bancos.

Con tan solo una fracción de los presupuestos que los bancos dedican cada año al mantenimiento de tecnologías anticuadas, a la construcción de costosas instalaciones que añaden un valor discutible a su negocio o a la creación de lo que a menudo se perciben como campañas publicitarias genéricas y tópicas, podrían comprar la totalidad de los disruptores de la tecnología financiera, o al menos invertir en todas ellas en sus fases iniciales. Ahora, la pregunta es: “Como disruptor líder en tecnología financiera, ¿realmente queremos que nos compre otra empresa?" Yo creo que no ;-)

 

Puedes seguir las actualizaciones de Kantox en: http://blog.kantox.com/es/