Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Eduard Giménez: “La innovación ha sido clave para emprender nuestro negocio”

30/07/2014 11:13

Read in

Eduard Giménez, 30 años, barcelonés de nacimiento y madrileño de adopción, ingeniero informático y emprendedor. Ha venido hasta el Centro de Innovación BBVA para hablarnos de Emtrics, la empresa que fundó en 2011 junto a Íñigo Serrano y que ha convertido las engorrosas encuestas de satisfacción tradicionales en algo cómodo, ágil y, sobre todo, sencillo.

0
Votar
0 Comentarios

Por Pilar Romero Barello

Para Eduard, innovar es "encontrar soluciones nuevas" y para eso nació Emtrics, que, como su propio nombre inidica ('empathy' más 'metrics', métricas de empatía), quiere que dar la opinión sobre un negocio no cueste nada y esta se convierta en información útil para el empresario. Hoy son un equipo de cinco personas y están presente en 1.401 establecimientos, en 11 países y han recogido más de 264.000 opiniones. Con un café por delante, nos cuenta con más detalle.

¿De dónde nace la idea de Emtrics? ¿Y en qué consiste?

La idea surgió de un viaje a Toledo, en el que cogimos un tren y una chica de Renfe nos hizo una encuesta de satisfacción y estuvo acribillándonos a preguntas durante ¡25 minutos! Entonces pensé: “Esto no puede ser”. Una encuesta tiene que ser algo fácil y rápido. Con Emtrics solo tienes que invertir 30 segundos. Desde el propio ‘smartphone’, cuando terminas la interacción con el hotel, restaurante, etc. Escaneas un código QR o visitas una página web, donde hacemos cinco preguntas muy sencillas que se responden con tres caritas (roja, amarilla o verde), según tu nivel de satisfacción. Los dueños del negocio eligen las preguntas, que, además, las tenemos disponibles en 11 idiomas. Estas opiniones, a diferencia de otras plataformas online, son privadas. Son del cliente, para el establecimiento. Así, la gente es mucho más sincera y le están dando la oportunidad al negocio de mejorar.

¿En qué momento decidiste que querías montar tu propia empresa y por qué?

Desde pequeño he pensado: “Si puedo, ¿por qué no hacerlo?”. Mi padre trabajaba para una multinacional grande y luego lo dejó para montar una tienda de productos congelados y en él, como emprendedor, tenía mi referencia. Por eso, mientras estudiaba la carrera ya sabía que algún día montaría algo. Lo que sí decidí es que antes de montar nada, cogería un poco de experiencia en otras empresas: primero en Barcelona donde empecé un proyecto que no funcionó, luego vine aquí a Madrid a trabajar para Tuenti, donde estuve muy agusto, aunque sabía que no era mi objetivo final y en 2011 nació Emtrics.

¿Es difícil emprender en España?

Es difícil emprender en cualquier lugar. Eso sí, si de verdad quieres emprender estás más por buscar soluciones que problemas. Sí es cierto que hay cosas que podrían ser más fáciles y otras muchísimo más fáciles. Pero, vamos, que si lo he podido hacer yo, lo puede hacer cualquiera. Aunque siempre hay trabas, un proceso que tienes que hacer… Ojalá algún día los gobiernos se pongan de verdad las pilas y ayuden a los emprendedores. Yo creo que ahora lo más duro es pagar la cuota de autónomo. No tiene sentido tener que pagar casi 300 euros al mes por el derecho a trabajar.

¿Qué papel juega la innovación en vuestro negocio?

La innovación ha sido clave para emprender nuestro negocio. De hecho, antes Emtrics hubiese sido una encuesta en papel. Y para que veas hasta qué punto, en el momento que tuve la idea, los ‘smartphones’ no eran tan populares como hoy en día y la ideal inicial era implantarlo utilizando una tableta, que el restaurante te la dejase cuando te entregaba la cuenta o que el comercio lo tuviese en la caja. ¿Qué pasa? Que el precio de la tableta estaba entre 500 y 1000 euros, y muchos negocios decía que les interesaba la herramienta, pero no podían o querían hacer ese gasto. Pero, de repente, hubo el boom de los ‘smartphones’ y todo el mundo empezó a tener uno, lo cual nos permitió eliminar ese coste para el restaurante y nos centramos en desarrollar un buen software.

¿Has necesitado una gran inversión para montar Emtrics?

Hemos necesitado inversión, no una gran inversión. Al menos no en las escalas que se mueven otras startups. Nosotros siempre hemos apostado por una metodología muy ligera, intentar gastar el mínimo (ir probando con poco y actuando rápido). Creemos que el dinero es un recurso escaso y hay que saber administrarlo.

¿Qué barreras te has encontrado a la hora de vender/comercializar tu producto?

Vender es de las cosas más difíciles. De hecho, como consejo de emprendedor siempre digo que no asumamos que vender es fácil. El perfil de dueño de un bar pequeño es de los que nos cuesta más. Y para hacer frente a esto, hemos sacado un producto nuevo, que es una versión gratuita, para que lo puedan probar y se convenzan. Sobre todo, el problema que hay es que como estos hosteleros pasan mucho tiempo en el bar y conocen a sus clientes, creen que no necesitan más información.

Háblanos de tu equipo, quiénes estáis detrás de Emtrics.

En Emtrics somos dos socios, Íñigo Serrano y yo. Íñigo es el CEO, él lleva más lo que es el desarrollo de negocio, estrategia… Y yo llevo la parte de producto y tecnología, tanto diseño como desarrollo. También tenemos un comercial, Juan Antonio, que trabaja mano a mano con Íñigo para atraer nuevos clientes, abrir mercados, etc. Y luego están los ingenieros, Patricia y Jorge, que trabajan conmigo en el desarrollo del producto. A parte, también hemos trabajado con gente externa, para la parte de marketing, psicólogos que nos ayudaron a desarrollar los cuestionarios, cómo presentar los datos… Pero en el día a día somos cinco.

¿Cómo ves Emtrics dentro de 5 años?

Queremos asentar bien el negocio en España y empezar a estar en otros países, intentando ofrecer más funcionalidades y mejor servicio a nuestros clientes, en la hostelería sobre todo, que es donde más nos vamos a centrar, porque es donde va mejor. No hace falta que el equipo crezca mucho, pero intentar que sea muy ágil, para ofrecer la mejor forma de que la gente dé la opinión.