Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Big Data para motivar la participación de una ciudadanía apática

Alejandro Maza

07/10/2013 04:46

Read in
Pertenezco a la generación de las redes sociales, Facebook, Twitter, Youtube, Instagram y, en algún momento, MySpace o MSN chat. He observado cómo se han transformado de espacios de comunicación privada a lugares de intercambio público. He visto como han detonado nuevas maneras de comunicar, de pensar, de construir.
0
Votar
0 Comentarios


He sido testigo del desencanto de la población hacia sus instituciones: Occupy Wall Street, la primavera árabe, “#YoSoy132”,… Son sólo algunos ejemplos de movimientos de protesta que, por cierto, alcanzaron tal magnitud gracias a los medios digitales.

 

En mi opinión, la desilusión se debe a una falta de vinculación entre los ciudadanos y el Gobierno, esto se traduce en una falta de confianza por parte de la población hacia sus instituciones públicas, lo que, en consecuencia, perjudica la implementación de las políticas desarrolladas por estas entidades.

 

Hasta la fecha, México cuenta con toda una historia de rebeldía y queja ante el Gobierno. La triste ironía es que lo anterior no se ve reflejado en los niveles de participación. Existen apenas 16.000 organizaciones de la sociedad civil (OSC) en el país, una cantidad muy baja considerando la población que tiene nuestro país. Pero si logramos movilizar a cientos de miles de individuos a reclamar, ¿por qué no los podemos motivar a participar? Esta pregunta fue la semilla que plantó el nacimiento de OPI: Open Intelligence.



 

Todo comenzó con la plataforma de participación ciudadana “Yo Propongo” (www.yopropongo.org). Tres años han transcurrido desde esa experiencia y nos hemos consolidado como la empresa social OPI: Open Intelligence. Hemos trabajado en algunas de las regiones más difíciles del país motivando la participación dentro de comunidades tradicionalmente apáticas.

 

Creemos que los más indicados a encontrar soluciones a los problemas sociales son aquellos que los viven día a día. Trabajamos para incorporar los conocimientos y las ideas locales que permitan el desarrollo de políticas públicas más eficientes. Nuestra metodología privilegia la participación, el análisis de big data y el seguimiento.

 

Actualmente somos una empresa tomando pasos firmes hacia adelante, pero no siempre fue así. Establecimos el proyecto de “Yo Propongo” como asociación civil, queríamos hacer un cambio en la sociedad. El modelo no fue sustentable. Nos dimos cuenta de que, para ser escalables y llegar a los ciudadanos de manera masiva, requeríamos desarrollar nuestras propias tecnologías y sin recursos nunca íbamos a lograr esto.


Dependíamos de voluntarios, las nóminas de los empleados que teníamos estaban por debajo del salario mínimo y necesitábamosatraer el mejor talento del país. Como asociación civil dependes de donaciones y en la presión de conseguir fondos, caes presa de la política. Bajo este modelo pierdes autonomía y credibilidad. Estaba convencido de que tenía que existir otro modelo, ya que el tradicional a nosotros no nos estaba funcionando.


El emprendedurismo social no existe jurídicamente en México, pero es un esquema en el cual los negocios no están peleados con el impacto social; estoy convencido de que es el futuro. Al generar tu propio capital, obtienes autonomía en tus decisiones.


Para nosotros esto fue fundamental, no dependemos de nadie más para que nuestros resultados continúen siendo transparentes. Por último, pero no menos importante, es que este modelo formaliza algo fundamental para el cambio social, y eso es el compromiso por parte del gobierno, la mejor manera de lograr esto es que paguen por el servicio, y que de esta forma se comprometan.


Transformar el modelo del liderazgo es un reto muy ambicioso, pero, si nosotros nunca lo hubiésemos intentado, no seríamos testigos del gran impacto que nuestra innovación ha tenido en la implementación de políticas públicas.

 
Alejandro Maza es fundador de OPI y resultó ganador del premio Innovadores Menores de 35 México, una iniciativa del MIT Technology Review que apoya BBVA, en la edición de 2013.